¿Qué pasará si hay referendo en Cataluña?

Cecilia Rivera

Jueves 28 de septiembre de 2017

La Generalitat insiste en celebrar la consulta independentista convocada para el domingo pese a las sanciones impuestas por la justicia.

Un ambiente de gran tensión e incertidumbre se vive en España a dos días del referendo independentista convocado por la región autónoma de Cataluña para este 1 de octubre, al cual se opone el gobierno central del Presidente Mariano Rajoy y que fue suspendido por la justicia española.

Tras desconocer la orden del Tribunal Constitucional, el gobierno regional del presidente Carles Puigdemont insiste en realizar la consulta y ha enfrentado una serie de trabas de la justicia: incautación de material destinado al referendo y una querella contra todo el gobierno catalán son algunas de las medidas para frenar la consulta.

A ello se suma que la Fiscalía Superior de Cataluña ordenó a los Mossos d’Esquadra (policía catalana) precintar desde hoy las escuelas y centros cívicos que puedan servir para votar, y dobló los juzgados de turno para ese día ante posibles desórdenes públicos.

En medio de una masiva protesta estudiantil a favor del referendo (foto), crecía ayer la preocupación en España ante un proceso que ha llamado la atención incluso de figuras fuera de la política, las que han manifestado su apoyo o rechazo a la consulta.

En este complejo escenario la pregunta es ¿qué pasará durante y después de la consulta del 1 de octubre? La Hora habló con expertos españoles en torno al tema.

El profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma de Madrid, Santiago Pérez-Nievas, explica que “lo primero es que se pueda celebrar el referendo y eso aún está por verse. En caso de que sí, es posible que haya una baja participación por el marco de ilegalidad en que se está desarrollando. No hay un entorno legal que proteja ese proceso”.

La legitimidad sería el primer escollo a superar por el gobierno catalán (Generalitat), pues “si el referendo tiene lugar, claramente va a ganar el Sí, pero ahí la Generalitat tendrá el problema de presentar eso a la comunidad internacional como un resultado legítimo”.

A juicio de Perez -Nievas el referendo de este domingo representa más un acto simbólico para Cataluña que una posibilidad real de independencia. Esto porque “la Constitución actual no contempla la secesión de ningún territorio. Pero eso no quiere decir que era imposible organizar un referendo con un marco legal”.

Rebeldía

El gobierno catalán ha advertido que declarará la independencia 48 horas después del referendo si gana el Sí, ante lo que el experto de la UAM precisa que “aunque Cataluña aprobó una ley que dice claramente que esa es la intención, desde el punto de vista jurídico no es una ley constitucional. Ahí es donde, en caso extremo de que Cataluña declare la independencia, el gobierno central podría inclinarse por suspender la autonomía de la Generalitat aludiendo al artículo 155 de la Constitución”.

En esa línea, el cientista político de la Universidad de Barcelona, Jordi Muñoz, explica que el gobierno central también podría “intentar disolver el gobierno y el Parlamento de Cataluña”.

Si se considera que uno de los principales argumentos independentistas es el aprovechamiento del gobierno español de la riqueza de Cataluña, que representa cerca del 20% del PIB del país, Pérez-Nievas precisa que “la lectura más simple es decir que, tras la posible independencia, la región tendrá un mayor control sobre sus recursos, pero no está muy claro que éstos vayan a ser mayores o, incluso, menores tras la salida de España y también de la Unión Europea”.

En ese escenario, ambos expertos coinciden en que es poco probable que Cataluña se independice algún día. Para ello, primero tendría que reformarse la Constitución española para que se permitiera la secesión o acordar algún mecanismo que lo permita.

Otra cosa es que se llegue a un nivel de conflicto tal, rozando o no la violencia, que ponga presión importante en el gobierno central para buscar una solución pactada”, dice Pérez-Nievas. Eso podría pasar desde la próxima semana, pero no implicaría un inmediato acuerdo para la independencia.