Los dos jóvenes que dan vida al Conductor Optimista del Metro

Emma Antón

Martes 26 de septiembre de 2017

Se llaman Felipe Salgado y Felipe Bustos, conducen carros de la Línea 1 y se han hecho famosos por amenizar los trayectos del subterráneo con frases buena onda.

Viajar en Metro no es fácil: los empujones, el hacinamiento y el mal humor, los tres ingredientes básicos de la maldita hora punta, hacen que el trayecto sea casi siempre un suplicio.

Por eso resulta tan llamativo ver, de vez en cuando, carros llenos de gente sonriente en la Línea 1. ¿Qué puede estar sucediendo en esos vagones para que la gente vaya relativamente feliz en medio del habitual despelote del trayecto casa-trabajo-casa?

Lo que ocurre es el Conductor Optimista. Que en realidad no es una persona, sino dos. Se trata de los profesionales Felipe Salgado (30) y Felipe Bustos (24). En lugar de informar sumariamente sobre la estación a la que está llegando el tren, los dos Felipes decidieron ir más allá y entregar mensajes ingeniosos y optimistas que casi siempre consiguen cambiar el semblante sombrío de la mayoría de los pasajeros.

Un ejemplo: “esperamos que tenga un excelente regreso a casa y recuerde, como dice Celia Cruz, que todo aquel que piensa que la vida es desigual tiene que saber que no es así, que al mal tiempo buena cara… Estación Baquedano, que tengan una excelente semana, buenas tardes”.

Lo curioso es que comenzaron de manera independiente, sin saber de la existencia del otro. “Yo venía de la Línea 5 y el año antepasado me cambiaron a la 1. Allá yo había empezado con los mensajes y cuando me vine a esta línea alguien me comentó que Felipe también estaba dando mensajes positivos. Nos quedamos mirando a la cara los dos, y como que nació una amistad de manera espontánea”, cuenta Felipe Bustos.

Algo que también resulta curioso es que trabajan en turnos distintos. El encargado de transmitir buena onda por la mañana es Salgado, y en la tarde toma la posta Bustos. Quizá ese detalle ha llevado a que muchas personas en redes sociales sostengan que el Conductor Optimista es una sola persona.

Para Salgado, que antes trabajó como guía de turismo, acercarse a la gente a la que sirve como conductor fue lo que lo motivó a probar con las frases optimistas. “Cuando empecé a dar estos mensajes pude ver de inmediato que hubo una reacción. La gente sale con una sonrisa, lo que no es común. Por lo general van serios, amargados, pegados al teléfono”, cuenta.

Por su parte, Bustos es un devoto de las energías positivas. “Descubrí que la mejor forma de transmitir buena energía era apropiarme del micrófono”, explica.

De dónde salen las frases

Hasta ahora, aunque se juntan a discutir estrategias para elaborar sus intervenciones, Bustos y Salgado han mantenido su independencia creativa. Por supuesto, coinciden en inventar mensajes inspirados en asuntos como la llegada de la primavera, lo duro que resulta el día lunes y la celebración del 18. Pero la idea es que cada uno mantenga su estilo.

Y esta dedicación es la que les ha valido el cariño de los pasajeros. “Un día en Tobalaba todas las personas me aplaudieron. Eso fue bonito. Yo pensaba que serían dos o tres los pasajeros que me escuchaban, pero darte cuenta de que todo el tren termina aplaudiendo y te da las gracias, que te vaya bien y te desea un buen viaje, se agradece mucho”, cuenta Felipe Bustos.

Felipe Salgado relata que ha visto gente que llega corriendo hasta el vagón desde el cual conduce el tren. “Se acercan para decirme que les he cambiado el día o que ese fue el mejor viaje que han tenido en Metro. Algunas abuelitas me han abrazado y otros me saludan con el pulgar arriba, desde lejos”.

El afecto también ha llegado a través de las redes sociales. “Yo uso mucho Twitter y leo a la gente cuando va en mi tren y felicita al conductor. Voy en permanente contacto con los que son mis pasajeros”, dice Felipe Salgado, cuya cuenta es @SalgadoCorte.

Felipe Bustos no es muy dado a la red de los 140 caracteres, pero igual recibe comentarios elogiosos en su Instagram @Philippeignaci0.

Aunque mucha gente no les ha visto la cara, ambos deben ser los choferes más conocidos del Metro de Santiago. Y ojo, porque podrían estar haciendo escuela: ya son varios los choferes novatos que les han pedido consejos porque quieren comenzar a crear sus propias frases