Incubus trae el disco que los salvó de la crisis

Ignacio Silva

Domingo 24 de septiembre de 2017

La banda californiana regresa a Santiago con 8, un álbum que nació tras un receso. “Teníamos que darnos un respiro”, dicen.

Cuando en 2011 Incubus lanzó If not now, when?, su séptimo disco de estudio, las cosas no iban del todo bien. “Después de que lo lanzamos nos dimos cuenta que teníamos que darnos un respiro. Había un par de roces entre nosotros, algo natural para una banda que lleva 20 años, pero si no lo controlábamos íbamos a terminar mal”, recapitula ahora el baterista José Pasillas, al teléfono desde Paraguay.

La situación dio lugar a una extensa pausa que el grupo originario de Calabasas, California, aprovechó para dar forma a 8, un nuevo álbum que finalmente lanzaron en abril pasado. Es ese trabajo, de hecho, el que ahora los trae de regreso para dar el martes en Movistar Arena el que será su cuarto concierto en Santiago. “Estamos muy contentos porque Chile es uno de los lugares que siempre nos gusta visitar”, dice Pasillas.

“Fueron seis largos años en los que pasaron muchas cosas. Cada uno se dedicó a lo suyo hasta que en 2014 decidimos volver a juntarnos a trabajar. De eso salió un EP que sacamos al año después y la idea era lanzar otro, pero teníamos tanta música e ideas que nos entusiasmamos y terminamos con este disco completo”, cuenta el músico sobre la placa, en la que la banda volvió al sonido crudo de sus orígenes y en la que trabajaron junto a un invitado inesperado: el músico electrónico Skrillex.

-¿Cómo fue que terminaron trabajando junto a Skrillex como productor?

-Fue una especie de accidente. Estábamos en el estudio escuchando el disco y él estaba ahí porque es muy amigo de nuestro guitarrista. Escuchó la canción Familiar faces y la amó, realmente quería poner sus manos en ella. Se fue como por una hora y cuando volvió tenía una nueva mezcla que, de hecho, sonaba mucho mejor. Nos enamoramos de lo que creó y decidimos que hiciera lo mismo con el resto del disco.