Científicos descubren que existió una rana gigante que comía dinosaurios

La Hora

Jueves 21 de septiembre de 2017

La investigación determinó la capacidad que tenía esta enorme especie. 

Un estudio realizado por científicos de la Universidad de Adelaida, Australia, descubrió a una rana gigante que habitaba en Madagascar hace 68 millones de años y que era capaz de comerse a los dinosaurios.

Según los investigadores, esta especie extinta lograba cazar y devorar pequeños reptiles gracias a su poderosa mordedura, que según descubrieron es algo muy parecido a lo que hoy pueden hacer mamíferos depredadores como un tigre o el lobo.

Marc Jones, investigador de la Universidad de Adelaida, explicó que este anfibio, de la especie Beelzebufo, habría sido capaz de masticar los dinosaurios pequeños o jóvenes que vivían en su medio ambiente.

Cabe señalar que los especialistas lograron dar con este hallazgo, mientras analizaban la fuerza de mordedura de varias especies de ranas cornudas carnívoras Ceratophrys, que habitan en Sudamérica y aseguran que han obtenido resultados extraordinarios.

“A diferencia de la gran mayoría de ranas, que tienen mandíbulas débiles y consumen presas pequeñas, las ranas cornudas emboscan a animales tan grandes como ellas sus fuertes mandíbulas desempeñan un papel esencial”, destacó Jones.