Así funcionan los “adorables” maid café capitalinos

Natalia Heusser

Martes 26 de septiembre de 2017

Vestidas con trajes tipo animé atienden las chicas de la cafetería Kawaii Bakery. Aquí hay reglas claras para que ellas no sean acosadas.

Con vestidos cortos negros, delantales blancos, bloomers (calzón largo) y una cofia (un tocado que puede ser incluso orejas de conejo) se visten las chicas que trabajan en el maid café Kawaii Bakery.

Este concepto de cafetería japonesa llegó hace algunos años a Chile y de a poco se ha ido haciendo popular. Se trata de unos locales donde las meseras (conocidas como maids) usan trajes que son una fusión entre los uniformes de las sirvientas de la época victoriana y los vestidos de las heroínas de los animés.

“La idea es dar una sensación de calidez y ternura. Nuestra atención es distinta a lo que la gente está acostumbrada y espera. En cualquier parte te atienden y listo, pero acá la gracia es que te hacemos sentir cómodo desde que entras. Por ejemplo, te decimos ‘bienvenido’ y te llevamos a la mesa. Llamamos a la gente por su nombre y te explicamos cada detalle del menú”, dice a La Hora Miky, una de las dueñas de Kawaii Bakery (www.kbmaid.cl).

Incluso, para hacer más agradable la experiencia, los platillos pueden ser decorados con caras felices hechas con las salsas. Además a la comida se le puede agregar “moe power”, que es una especie de magia para que el sabor de la preparación quede espectacular (es una suerte de tradición).

Para finalizar, los comensales tienen a disposición juegos de mesa como el “Uno” y “Jenga”. “Si tienes suerte es probable que te topes con alguna presentación magia o baile que hacemos para que la sobremesa sea más entretenida”, cuenta Miky.

Si bien las mujeres son mayoría en este negocio, también hay cuatro hombres y uno de ellos es el anfitrión.

Por ahora Kawaii Bakery es un local itinerante que se instala en eventos anime, aunque pronto comenzarán a abrirse a ferias gastronómicas para darse a conocer. El objetivo de todo esto es por fin abrir un local que se ubique en el corazón de Santiago, proyecto que está contemplado para fines del próximo año.

Pero no sólo ofrecen café con sabores, cupcakes, pie limón y otros dulces. También cuentan con café enlatado, comida asiática y americana. “Cada vez que vamos a un local llevamos tres platillos asiáticos y tres americanos. En el menú tenemos curry japonés, yakisoba (fideos salteados con verduras y salsa agridulce), onigiris (bolitas de arroz), dorayakis (sándwiches de panqueques de miel rellenos de dulce japonés), pan de melón, ramen casero de soya y próximamente tendremos de tonkatsu y miso”, precisa.

La creadoras de Kawaii Bakery son Miki y Kathy, unas amigas veinteañeras que se conocieron en el 2011. “Yo estaba pasando por periodo de cesantía y vendía pastelitos afuera del Eurocentro. Me encontré con Kathy por accidente, porque me compró un tiramisú. Así nos conocimos y a comienzos del 2012 lanzamos la idea en grande”, señala Miki.

Si no aparece el verdadero nombre de estas dos jóvenes es por precaución, porque algunos desvirtúan el concepto que ellas quieren proyectar. “Cada uno de nosotros tenemos una página en Facebook con nuestro personaje. Nuestra identidad no la revelamos y mantenemos nuestra vida lo más lejos posible por seguridad”, explica.

De hecho, a la entrada del café hay un anfitrión que le deja claro las reglas del lugar a los visitantes. “Tenemos varias reglas. La gente sabe que nos manejamos por el respeto, que nadie puede tocar a las niñas y si quieren fotos deben pedirlas”, aclara Miki.

Para dos meses más se espera el arribo de otro maid café llamado Akibaccess, en Alameda 77. “El target de nosotros será para un público general, apunta a algo más transversal para que alguien que pase por ahí quiera vivir la experiencia”, señalan desde el lugar.