¿Es posible que Norcorea desate una guerra?

Claudia Maldonado

Martes 29 de agosto de 2017

El país asiático ha lanzado 13 misiles este año para demostrar su fuerza; el último pasó sobre Japón.

El gobierno de Corea del Norte parece decidido a mantener la tensión mundial, para lo cual ya ha realizado 13 ensayos de misiles este año, el último de los cuales pasó sobre Japón, desatando la alarma en ese país y en toda la comunidad internacional.

En dos ocasiones anteriores misiles norcoreanos pasaron sobre territorio japonés, pero esta es la primera vez que se trata de un proyectil con capacidad nuclear.
Sin embargo, no están claras las intenciones del enigmático líder norcoreano, Kim Jong Un, quien heredó el poder de su padre y mantiene un régimen con características de dictadura.

¿Quiere desatar una guerra con Estados Unidos o tiene otros objetivos? El coordinador de Estudios Coreanos del Instituto de Estudios Avanzados de la Usach, Dr. Rodrigo Álvarez Valdés, explica que si bien la situación es de alta tensión, “en el juego de suma y resta a ninguno de los actores le conviene un conflicto militar convencional y menos un enfrentamiento nuclear”.

LA SOMBRA DE IRAK 
Según el experto de Idea-Usach, a Kim Jong Un le da cierto grado de autonomía en la toma de decisiones mostrar la importancia que tiene su programa nuclear y de misiles.

Lo que busca Kim, dice Álvarez, es mostrar “la capacidad que tiene para evitar una intervención militar estadounidense en territorio norcoreano. Las experiencias de Siria y Libia, así como lo ocurrido en su momento con Irak (invasión de EE.UU.), son antecedentes que confirman, desde la posición de Corea del Norte, la importancia de poseer este tipo de tecnología y armamento”.
En cuanto a las implicancias económicas de una eventual confrontación armada, el especialista señala que “a nadie le conviene un conflicto”.

Por ejemplo, explica, “por el mar de China se comercializan todos los años cinco trillones de dólares, entonces un conflicto militar en Asia, en este momento, tiene implicancias insospechadas desde la perspectiva económica”.

“HOMBRE LOCO”
Respecto de las declaraciones del Presidente de EE.UU. Donald Trump, quien ha dicho que no descarta una respuesta militar y ha enviado portaaviones a la zona, responde a lo que se conoce como “Teoría del Hombre Loco”, dice el investigador. “Esa teoría dice que la acción tiene como objetivo hacer ver al otro que soy capaz de hacer lo que otros creen que no soy capaz de hacer. Y la respuesta de Kim fue en la misma lógica, al amenazar con atacar Guam (isla estadounidense)”.

“Es una especie de guerra de mensajes, con una retórica más dura, pero que demuestra una tensión que ha existido desde que Norcorea decidió retirarse del tratado de no proliferación y desarme nuclear, en 2003”.

Por un lado están Estados Unidos, Corea del Sur y Japón, y por el otro, Corea del Norte, China y Rusia, explica Álvarez, y añade que “ambos lados van a evitar hasta el último una confrontación militar”. Sin embargo, explica, “siempre existe el riego del error en la toma de decisiones, y ese es el punto: que uno de los actores pueda tomar una decisión que pueda generar un conflicto abierto, que ninguna de las partes quiere”.