Parque de trampolines invita a saltar en la capital

Carola Julio

Lunes 25 de septiembre de 2017

Primeros centros en Chile están ubicados en Quilicura y Peñalolén, y permiten jugar y ejercitarse.

Como si se tratara de un capítulo de Gladiadores Americanos, en Summit Trampoline Park se pueden organizar combates en una cancha de espuma. El sitio es uno de los primeros en su especie, una cancha de más de 150 trampolines interconectados en una superficie de 4.000 metros cuadrados. “Es algo bien entretenido y distinto. Acá no era algo popular. No hay nada que se le parezca en magnitud”, dice la gerenta de Recursos Humanos de Summit, Tiare del Río.

Este modelo de parque ya había arribado en el continente con sedes en Santo Domingo, República Dominicana; La Chorrera, Panamá; y ahora en Santiago, en las comunas de Quilicura y Peñalolén.

El recinto está completamente techado y tiene varias actividades inmersas en el contexto de saltos y acrobacias en trampolín.

Dodgeball (Quemado), carriles de baloncesto para donqueo, barra de batalla, una piscina de espuma, trampolines de pared y olímpicos y cientos de trampolines interconectados son las especialidades que contiene este centro recreativo temático. “La gente en general lo pasa súper bien, esto da para mucho, para todas las edades, para ir con amigos, con familia, para celebrar cumpleaños y eso hace que sea bien entretenido. Tenemos harta gente que va una vez y después se vuelven asiduos a ir”, dice Del Río.

Y agrega que no solo va gente a entretenerse, sino que también a ejercitarse. “Va mucho deportista a entrenar. Hay de todo”, asegura.

Coordenadas

Ubicado en Manuel Antonio Matta 1000, en Quilicura, y en Avenida Tobalaba 11.855, en Peñalolén, los dos parques que existen en Santiago llevan unos meses operativos y son aptos para todo tipo de público.

El valor de la entrada va desde los $6.500 en adelante, dependiendo de la cantidad de tiempo que se pase dentro y del número de personas que vaya en grupo. Funciona todos los días de la semana de 10 a 22 horas de lunes a jueves, viernes y sábado de 10 a 23 horas y domingo de 13 a 22 horas.

Los recintos tienen monitores que promueven una conducta respetuosa y guían sobre lo que se puede y no se puede hacer, además de cuidar para que no se generen actividades riesgosas por parte de los concurrentes. Según su gerenta “es apto para toda la familia, todas las edades y es un panorama 100% sano y entretenido”.