Los desafíos de Santiago para ser una ciudad resiliente

La Hora

Miércoles 30 de agosto de 2017

Libro reunió la mirada académica sobre problemas que afectan a la capital y cómo se pueden mejorar a través de políticas públicas.

“Santiago humano y resiliente” es el nombre del libro que da cuenta de la unión entre el mundo académico y la Intendencia Metropolitana, en donde se relatan los principales problemas y desafíos que enfrenta la región para que sea una zona que se levante ante las adversidades.

La resiliencia se refiere a la capacidad que tenemos los humanos para superar situaciones que pueden resultar traumáticas. En ese sentido, el texto recopila siete informes que tocan temas como la desigualdad social o los riesgos naturales latentes en Chile.

El intendente de la RM, Claudio Orrego, explicó a La Hora que “Santiago es una ciudad muy diversa socialmente y que, aparte de todos los problemas de una ciudad grande, tiene otros que se relacionan con su vulnerabilidad frente al cambio climático y otras condiciones de la naturaleza”.

La autoridad regional destacó la importancia de este libro y detalló que en él se trataron seis ejes: movilidad, prevención del delito y seguridad, sustentabilidad, competitividad, equidad interna y desastres naturales.

SEGURIDAD
Además de caracterizar los diferentes problemas que enfrenta la ciudad, los ocho socios académicos que desarrollaron los informes propusieron una serie de medidas para poder dar una solución a estas situaciones complejas.

Por ejemplo, en el caso de seguridad, el equipo investigador recomienda ampliar las atribuciones de instituciones fiscalizadoras y persecutoras para evitar delitos de cuello blanco, como los casos de colusión del papel higiénico y los pollos, entre otros.

Germán Díaz, experto del Centro de Seguridad Urbana de la Universidad Alberto Hurtado, que estuvo a cargo del informe de Seguridad Humana, explicó que otros de los desafíos en esta materia es disminuir la deserción escolar, generar una política pública nacional para enfrentar los barrios de alta complejidad -que presentan altas tasas de violencia y delitos asociados, principalmente, al narcotráfico-, y descentralizar la labor de Carabineros a través de la creación de una policía metropolitana.

Respecto a esta última idea, Díaz detalló que “consiste en proponer una policía metropolitana, que en el fondo sería un cuerpo de policía que dependa funcionalmente de la autoridad regional, es decir, el intendente. Puede que administrativamente siga dependiendo del Ministerio del Interior, pero lo que proponemos es que funcionalmente el intendente sí tenga atribuciones reales y competencia sobre esta policía”.

De esta forma, esta nueva dotación se encargaría de temas como tránsito, transporte público, sistema educativo, organización vecinal, entre otros, evitando la proliferación de cuerpos policiales municipales.

No obstante, el intendente metropolitano no comparte esta idea: “En lo personal no estoy de acuerdo con tener policías regionales, creo que es importante fortalecer la coordinación con las policías nacionales de nuestro país y lo que sí creo, que no está hoy en nuestra ley y en el proyecto de ley del Congreso, es que los gobiernos regionales deben tener un rol explícito en materia de prevención”.

OTRAS PROPUESTAS
En Movilidad Urbana se destaca la importancia de contar con una red de transporte público integrada, que desincentive el uso del automóvil y promueva modos más sustentables, como la caminata o bicicleta.

Respecto al Riesgo Sísmico, el informe plantea la urgencia de contar con más información y estudios respecto al riesgo que presenta la Falla San Ramón en el piedemonte cordillerano, dada la alta exposición y eventuales daños que se podrían generar.