Rodrigo Rojas: El karateca chileno y nuevo campeón mundial que rompió la dinastía de Japón

Luis Valenzuela

Lunes 21 de agosto de 2017

El deportista de 27 años cuenta cómo se transformó en el segundo especialista no nipón en lograr el título de la Asociación Japonesa de Karate (JKA).

Rodrigo Rojas conquistó Japón pero en Limerick, ciudad al oeste de la República de Irlanda. Este domingo el karateca chileno se coronó campeón mundial de la Asociación Japonesa de Karate (JKA), al vencer en la final a Yasunori Okada, de ese país.

El representante nacional posó en lo alto más del podio acompañado de otros dos nipones, quienes compartieron la tercera plaza. Esa imagen solo se había producido una vez en cuarenta años: en 1996 un canadiense alzó el oro, aunque en circunstancias muy distintas.

“En esa oportunidad el ganador quedó noqueado. Por consiguiente, al japonés lo descalificaron. Es la primera vez que un no japonés gana por puntos, así que estoy disfrutando esa pequeña anécdota. Son esos pequeños condimentos que le dan sabor al triunfo”, dice Rojas a La Hora, desde Irlanda.

“Estoy muy contento, todavía no me lo creo. No aterrizo de lo que sucedió ayer, sobre las consecuencias que traerá. Siempre mi sueño fue ser campeón mundial, cumplirlo 18 años después me tiene contentísimo”, apunta el especialista, quien desde los nueve años entrena a las órdenes de César Tolorza.

-¿Qué experimentó al quebrar la hegemonía de Japón?
-Los contendientes japoneses eran durísimos. Además de ir en contra del arbitraje, porque eran solo jueces de ese país. Y claramente no eran imparciales. Por eso estoy disfrutando este momento a concho. La Asociación Japonesa es una de las cinco que componen la Federación Mundial de Karate (WKF) y dentro de Japón es la que posee mayor fuerza, es la más importante. Por eso es tan difícil ganarle a los japoneses, son muchísimos.

-Faltan tres años para los Juegos Olímpicos de Tokio, donde su disciplina será deporte olímpico. ¿Cómo se proyecta para mantener su rendimiento?
-Tengo entrenamiento físico, técnico y mental. En cuanto a la proyección, se basa en seguir entrenando de esta manera, estoy subiendo mi nivel en forma muy rápida. Y ahora la idea es ir sumando más y más, participando en torneos internacionales para mejorar cada día más. Debo definir si me prepararé en Europa o acá, por ejemplo.

-Además, Japón es la cuna del karate.
-Que las Olimpiadas sean en Japón tiene un significado no menor, porque el karate proviene de ahí. Si no hubiesen sido los Juegos en Japón, quizás tampoco sería disciplina olímpica. Se trata un poco de eso, de cómo se manejó Japón para darle entrada al karate. Sería un bonito escenario pelear en Japón.

-¿Cómo potencia el karate en Chile este triunfo?
-Hay varios competidores en la última década que han dejado en alto a Chile, al final es simplemente provocar que crezca el karate en el país. Con que un niño se interese por este deporte, por ir a una clase, me doy por pagado con este título. Estos son momentos de disfrute, pero mañana hay que volver a entrenar. Si quieres mejorar hay que sacrificarse para eso. No estoy haciendo clases, porque me es difícil al viajar tanto, pero me gustaría tener mi propia escuela.