Frank: Como lo has visto en televisión

Sebastián Alburquerque

Viernes 22 de septiembre de 2017

La más nueva sanguchería de Santiago promete servir carnes asadas y ahumadas al estilo estadounidense. ¿Vale la pena?

Si algo tiene el tv cable, con sus doblajes malos y comerciales eternos, es la ventana que ofrecen a otras realidades. Principalmente, realidades que se comen. En un zapping típico uno puede encontrar al menos un gringo devorando algo enorme, frito y chorreante frente a la cámara, balbuceando oh cielos, esto es delicioso entre cada mordisco. Llegan a dar ganas de estar ahí.

Y una de las pocas preparaciones que suelen dar vueltas en el circuito del food porn estadounidense y que no son fáciles de encontrar por acá son las carnes ahumadas de cocción lenta. Y en Frank’s ofrecen brisket y pulled pork, clásicos del asado gringo.

Frank’s está en el boulevard del Parque Arauco, justo en la entrada cuando uno llega en micro. A pesar de estar un mall, se puede comer sin que moleste el incesante flujo de compradores, así que punto a favor. Se pidió una sánguche Brooklyn, que traía el mentado brisket (corte parecido al tapapecho, ahumado y horneado a fuego lento por diez horas), con queso mantecoso, salsa de queso azul, tocino, rúcula y “mermelada de cebolla” (que era cebolla bien caramelizada no más), por $7.900.

Pasa con el brisket que quizás las expectativas eran insostenibles. Porque es un asado… diferente. Dispuesto en láminas delgadas en el pan, tiene una textura similar a una mechada, pero más seca, y con un decidido sabor ahumado. Es muy rico, pero el ahumado y aliños tapan el sabor de la carne.

Como fuera, esto se trata de sánguches, y el pan en sí, con la mezcla de todos los sabores, estaba muy, pero muy bueno. Lo dulce de la cebolla acompañaba el ahumado de la carne y la salsa de queso azul aportaba profundidad al asunto. De todas maneras se extrañó algo picante, pero la botellita de chipotle en cada mesa apuntalaba ese aspecto. Quizás lo único no tan bien logrado fue la mezcla de queso mantecoso con la salsa de queso azul, que competían más que acompañarse.

A pesar de la mini decepción con el brisket, en Frank’s hay buenos sánguches, y preparados con cariño. Como salidos de la tevé.

Frank’s. Boulevard Parque Arauco L363A.