Entrevista a Arelis Uribe: La honestidad y desfachatez de su nuevo libro "Que explote todo"

Pato Pérez

Viernes 04 de agosto de 2017

La joven periodista chilena cuenta detalles de su segundo libro “Que explote todo” y el prometedor texto que prepara para el 2018 para una editorial multinacional.

«Pude acercarme a gente que yo admiraba como lectora, y a la vez, poder conectar con personas que no conozco, porque se sienten identificadas con lo que yo escribo», afirma Arelis Uribe, sobre las sorpresas que llegaron a su vida luego de publicar su primer libro «Quiltras«, bajo el apoyo de la editorial independiente Los Libros de la Mujer Rota, que consiguió vender cerca de 2.500 copias y que la destacó como una de las plumas contemporáneas que vale la pena seguir. 

Con la sabiduría y las experiencias adquiridas en este último año, esta escritora decidió reunir parte de sus columnas sobre feminismo y distintas realidades del país generosas en verdad y crudeza, necesarias para un ejercicio de autoanálisis y hacerse preguntas sobre el mundo que nos rodea: «Es una antología de columnas de opinión que escribí entre el 2014 y el 2016, en el mismo periodo en el que estaba escribiendo «Quiltras». Ese libro son historias a partir de las cuales, yo en las entrevistas y mucha gente, hizo algunas lecturas políticas a partir de las imágenes e historias que yo compartía, que tienen que ver con el feminismo, con la identidad de los bordes, con jóvenes, con lesbianas, mapuches, etc., y acá en “Que explote todo” todo lo que estaba visto como con imágenes, está dicho como de forma muy explícita, muy transparente. Entonces son como las mismas cosas que me dan pena o rabia, pero dichas como de forma muy literal” explica.

Entre las casi 100 páginas del libro, Arelis parte mucha veces desde el desconocimiento y el choque de realidades que hacen cuestionarnos como personas todos los días, especialmente en temas de género y las desigualdades de la mujer frente al machismo. Para ella, nadie nace sabiendo y es en su honestidad donde fluyen las ideas más substanciales. Es así como en «Que explote todo», ella afirma “vive” lo que inspiró lo que inspiraron los cuentos de su anterior obra. «Hay paralelos, como que la columna de opinión que abre el libro se trata de un colegio que es el mismo que está retratado en el último cuento de «Quiltras», son como libros hermanos» cuenta.

arelis uribe que explote todo 1

Fotografía: Twitter Librería Catalonia

-¿Cumpliste algún sueño en este último año, tras la edición de «Quiltras»?
Sí, yo creo que desde los 18 años lo que más quería era vivir de escribir, y de alguna forma lo hago porque trabajo como periodista en una fundación que se llama Educación 2020, entonces me pagan por escribir, editar textos, colaborar con el relato comunicacional de la organización, y ahora de a poco también, estoy haciendo cosas nuevas con mi escritura. El año pasado me gané «Santiago en 100 palabras» y eso eran 2 millones de pesos que me cayeron del cielo, y ahora empezaré a hacer clases de escritura en la Usach, de repente me llaman y hago talleres de escritura de columnas, entonces como que he avanzado para lograr que finalmente pueda vivir de escribir, que es lo que más me gusta hacer.

Dentro de este último año, ¿cuánto crees que creciste tú como escritora?
Una vez me preguntaron cuánto me había demorado en escribir «Lionel», el cuento del Santiago en 100 palabras, y dije que 10 años y un día, igual que una condena de cárcel porque… el ejercicio de escribirlo fue una mañana, me senté en la mesa, prendí el computador y me demoré medio día en escribirlo, pero yo para lograr escribir en la forma que escribo he tenido que pasar por talleres literarios, por lecturas, por un montón de procesos. Entonces, yo creo que ese proceso fue bien largo, como de 10 años, y el crecimiento que siento que tuve ahora como escritora tiene que ver más como con salir de las inseguridades. A mí me daba mucho miedo publicar y que alguien no le gustara mi libro, o que alguien pensara que escribo mal, y me di cuenta que en la literatura, como todo arte es una experiencia estética, y por lo tanto, si a alguien le gusta mi libro es bacán y puedo entender por qué le gusta, y si a alguien no le gusta, también lo entiendo. Hay libros y películas que a mí no me gustan y no significa que eso sea malo o esa obra sea mala, sino que simplemente no es el estilo de estética o espacio de belleza que conecta conmigo, y yo creo que ese ha sido como el mayor crecimiento, como dejar atrás las inseguridades y darme cuenta de que todo el arte es como personal en un sentido individual del gusto, y no en un sentido de que alguien tenga en contra tuya.

-¿Crees que «Quiltras» cumplió su etapa?
Yo no sé si los libros cumplen etapas. Por ejemplo, Diego Zúñiga publicó «Camanchaca» súper chico, hace como 10 años, y todavía es un libro muy importante de su vida, y que se sigue traduciendo, la gente lo sigue descubriendo, y sería muy bonito que pasara algo similar con «Quiltras», que fuera un libro que acompañe a mucha gente durante mucho tiempo. Al Daniel Hidalgo también le pasa, ahora va a publicar «Canciones punk para señoritas autodestructivas» con una editorial en Lima, Perú, y es como una obra que no se acaba nunca, que va avanzando con él, a pesar de que él publique nuevos libros. Entonces, creo que con «Quiltras» ojalá sea así.

-¿Has escrito cosas inéditas después de «Quiltras»?
Parece que no, lo que he escrito son como reseñas de libros porque me ha tocado presentar varios libros, y ahora en realidad como que todas las cosas e ideas que se me ocurren están muy conectadas con un libro nuevo que tengo que escribir para editorial Planeta, que es un ensayo sobre feminismo y periodismo, entonces yo lo veo como una columna muy larga. Estoy conectada con eso en vez de estar escribiendo columnas cortas, que son las cosas que hacía hasta el año pasado. Todas las ideas que se me ocurren las voy anotando y las voy guardando, hasta que llegue el momento que yo creo que va a ser a fin de año, que me sienta a escribir después de haber analizado mucho, y empiece a escribir este ensayo que es una especie de columna, reportaje, investigación y crónica gigante.

-¿El otro año sale ese libro?
Ojalá, idealmente sí.

-¿Cómo nació ese llamado para publicar con una editorial multinacional?
Fue este año, me escribió Juan Manuel Silva que es el editor de Planeta, y me contó que tenía la idea de publicar ensayos, y que esperaba que yo escribiera algo con feminismo. Le dije que tenía en mente escribir de periodismo y feminismo, le conté un par de ideas que tenía, y le gustó. Firmamos contrato y ahí me puse a investigar, quiero todo este año estar haciendo la investigación, y el año que viene ponerme a escribir.

arelis uribe que explote todo 5

-De las experiencias que viviste gracias a «Quiltras», ¿hay cosas profesionales y personales que te hayan inspirado?
Yo creo que sí, el mismo hecho de pasar de ser entrevistadora a entrevistada me ha servido como para estar en los dos lados del ejercicio del periodismo, y eso también son aprendizajes que quiero incluir en el próximo libro, por ejemplo. Como te decía, ha sido una forma de superar mis propias inseguridades y mis miedos (…) es bacán salir de ese espacio, porque finalmente los miedos son profecía autocumplida de la derrota, porque si tienes miedo de que alguien lea tus cosas nunca las vas a mostrar, y nunca vas a cumplir tu sueño de mostrar tus cosas y conectar con los demás. 

-¿Crees que te ha sido fácil o difícil presentar tus libros en el medio?
No sé, porque con Internet es más fácil entregar los mensajes, pero yo siento que he tenido mucha suerte porque me han invitado en colegios de distintos lados, he estado en Pudahuel, hablando de «Quiltras», en una feria de Gran Avenida, en la Universidad de Valparaíso, en Lo Barnechea. He tenido mucha suerte y ha sido un trabajo bien simbiótico, la editorial ha hecho un muy buen trabajo, yo confío que las cosas que yo estoy contando conectan con algunas personas, y esas personas principalmente han sido chicas jóvenes feministas que se me acercan mucho, y como que también he sido bendecida por esta como nueva oleada feminista que estamos viviendo, porque hay mucho interés en el feminismo, y yo vengo con un discurso apegado a eso y eso también eso ha ayudado también a posicionar mi libro.

-Ahora como trabajas en un libro que saldrá con otra editorial, ¿tienes interés de llegar a un público distinto al que estás abarcando?
Sí, me gustaría mucho que lo lean periodistas hombres en particular, que no se han cuestionado sus privilegios de género masculino, que lo lean y se den cuenta que hay muchas prácticas dentro de la redacción, o que por seguir el sentido común, termina vulnerando los derechos de las mujeres.

-En el caso del futuro, de aquí a cinco años más, ¿cómo te proyectas como escritora? ¿Te gustaría apuntar hacia otro tipo de narrativas o investigaciones?
Sí, tengo en mente terminar mi libro con Planeta de aquí al otro año, y después justamente, de aquí a los 35, haber completado una novela autobiográfica que tengo como muy mente. A veces mi cabeza trabaja como para Planeta, y en otros momentos como que trabaja para esta novela autobiográfica. Ojalá llegar a los 35 años y lograr exorcizar o vaciarme de esta necesidad o inquietud de escribir una novela autobiográfica que, a veces, voy en bicicleta y se me ocurre algo para ese libro y que siento que tengo que quitar de encima. Como que me está persiguiendo.
De hecho, tengo un chat de WhatsApp conmigo misma, y cada vez que se me ocurre algo, me mando las ideas por ahí (risas).

«Que Explote Todo» se lanza este viernes a las 19:30 horas en el Centro Cultural Gabriela Mistral.
Evento de Facebook aquí.