Gustavo Ortiz: El drama del astro chileno del mountainbike

Luis Valenzuela

Miércoles 16 de agosto de 2017

Familiares y amigos buscan recaudar cerca de 200 millones de pesos, para costear los gastos médicos y el traslado de Guga a Chile.

“Hola, soy Guga Ortiz, estoy en Vancouver y les quiero mandar un saludo a todos por los mensajes de fuerza y apoyo que me han mandado. Me han servido demasiado. Estoy en plena recuperación, cada día sintiéndome mejor y con ganas de volver a Chile”.

Desde la cama de un hospital en Canadá, horas después de la caída que sufrió mientras entrenaba en la localidad de Whistler, Gustavo Ortiz (21) publicó un video en sus redes sociales donde muestra un optimismo que sorprende.

El campeón mundial de enduro y descenso, de 21 años, perdió la sensibilidad en sus piernas debido al daño de la vértebra T8, con compromiso de médula espinal. “Estamos esperando a un especialista de Toronto. Una vez que tengamos su ficha médica sabremos cómo actuar”, dice a La Hora Gustavo Ortiz, padre del deportista.

Mientras el progenitor permanece en San Pedro de la Paz, en la Región del Bío Bío, Guga es acompañado en Norteamérica por su madre (Alicia) y su polola (Valentina Benavides), además del corredor y médico argentino Martín Cepi Raffo. Los gastos médicos ascienden a cerca de 90 millones de pesos, pero el avión ambulancia para traerlo a Chile al menos duplicará esa cifra.

“Me llamó el intendente Rodrigo Díaz, ojalá podamos recibir ayuda. Debido a sus resultados, mi hijo estaba compitiendo gracias a la ayuda del gobierno regional. Estamos utilizando todas las redes a nuestro alcance. Pudo ser atendido gracias a un seguro médico que contratamos antes de viajar”, afirma el padre.

La familia recibe aportes en una cuenta corriente a nombre Gustavo Ortiz Varela (más información en guseliconcepcion@gmail.com). Otra campaña se realiza a través del sistema crowdfunding, en el sitio www.gofundme.com.

“Gracias al ciclismo, Guga es querido por mucha gente de Chile y el extranjero. Formamos una comisión con ocho personas, con el fin de cooperar con ideas. Hay que hacer muchos eventos, muchas cosas. Para lo que vendrá, por ejemplo, hemos evaluado un tratamiento con células madre”, apunta Ortiz.

-¿Para cuándo proyectan que pueda ser trasladado a Chile?
-De aquí cuatro días esperamos tener su ficha médica, que permitirá tener certeza de lo que viene. Antes de ser trasladado, hay que cubrir los gastos médicos.

-¿Cómo se encuentra su hijo a nivel emocional?
-Ha asimilado todo muy rápido. Fue impresionante que al, hablar por teléfono, me pidió respirar y tener calma. Me dijo cuando volvamos a hablar te quiero escuchar bien. También le pidió a su hermana que me acompañe, porque no quiere que yo esté solo. También quiere que vea un sicólogo. Es impresionante su fortaleza. El Facebook no lo ha revisado mucho, porque los mensajes de ánimo son muchos. Eso lo quebró un poco.

-¿Cómo llegó Gustavo a la bicicleta?
-Yo era aficionado a las motos. Se subió desde muy chico y se demoró en aprender unos 20 minutos. Andaba en una bicicleta más grande, en que sus pies no tocaban el suelo, eso lo ayudó a tener equilibrio. Ahora ya está aceptando una nueva vida, en la que no quiere quedarse quieto. Me dijo que quiere hacer cosas, como manejar un vehículo adaptado.