Sofía Riess: la niña maravilla del patinaje chileno

Cristian González Farfán

Lunes 25 de septiembre de 2017

Con 17 años y el Mundial de China a la vista, la sanmiguelina -campeona del torneo internacional de Bologna y bronce en Mar del Plata- clama por mayor apoyo estatal y de privados. “Todo sale del bolsillo de mi familia”, enfatiza

Salvo un par de empresas que le proporcionan cierto apoyo económico, la patinadora chilena Sofía Riess cuenta exclusivamente con el respaldo de su familia para financiar su promisoria carrera. “Todo ha salido del bolsillo de mis padres, desde los viajes a Europa hasta los entrenamientos”, dice a La Hora la deportista nacional que, con 17 años, asoma como la gran apuesta del patinaje artístico chileno.

El nombre de Sofía Riess empezó a circular hace menos de un mes, cuando conquistó el primer lugar en el torneo internacional Campionati Italiani Uisp 2017 que se disputó en Bologna, Italia. Y el fin de semana pasado, la patinadora chilena obtuvo el bronce en el Sudamericano de Mar del Plata en la categoría danza.

“Me sorprendió mucho la repercusión que tuvo mi triunfo en Italia. Esa fama repentina me causó bastante extrañeza, pues yo había ganado ese mismo torneo hacía dos años. Pero me alegra un montón que se sepa de mi deporte. No todo es fútbol”, dice Sofía, quien entrena en el Club Estudiantil San Miguel y compite en las categorías danza (divididas en danza, style dance y free dance) y figuras.

Aunque oriunda de San Miguel, Riess hoy por hoy cursa cuarto medio en el Colegio Colonial de Pirque. “Estudié en el Miguel León Prado, pero tuve que cambiarme porque no me apoyaban. En el Colonial me dan más facilidades, me mandan tareas por internet y luego tengo que rendir las pruebas. Soy muy estudiosa, tengo buen NEM, quiero dar una buena PSU, pero aún no sé qué quiero estudiar después”, cuenta.

“El patinaje es un deporte muy caro, desde los implementos hasta los viajes. Hay que cambiar las ruedas de los patines cada un año, cuando no dos veces al año. Las mallas, los entrenamientos, el alquiler de la pista, todo cuesta. Y lamentablemente tampoco tengo el apoyo de la Federación de Hockey y Patinaje”, revela la patinadora.

Con el Mundial de China a la vista, Sofía -que empezó a patinar a los ocho años por seguir a sus primas- clama por apoyo estatal y de la empresa privada. “En 2018 será mi último año junior y tengo que aprovecharlo”, cierra.