Norcorea liberó al estudiante estadounidense Otto Warmbier

Cecilia Rivera

Martes 13 de junio de 2017

Había sido condenado a 15 años de trabajos forzados por robar un cartel con propaganda política.

En medio de la tensión entre Estados Unidos y Corea del Norte por el amenazante programa nuclear norcoreano, el país asiático liberó ayer a Otto Warmbier, el estudiante estadounidense condenado a 15 años de trabajos forzados por “crímenes contra el Estado”. Sin embargo, la pesadilla no ha terminado con su regreso a Estados Unidos.

Según el diario The Washington Post, que cita al padre del joven, Otto fue evacuado de Norcorea con ayuda médica, ya que cayó en coma poco después de su juicio, en marzo de 2016, tras contraer botulismo (envenenamiento por toxinas que produce la bacteria Clostridium botulinum). Según la versión norcoreana, habría caído en ese estado tras tomar una pastilla para dormir. “Está en coma y nos dijeron que ha estado en esa condición desde marzo de 2016. Nos enteramos de esto hace sólo una semana. Queremos que el mundo sepa cómo nosotros y nuestro hijo hemos sido brutalizados y aterrorizados por el régimen paria en Corea del Norte”, dijeron en un comunicado Fred y Cindy Warmbier, los padres de Otto.

El joven de 22 años, oriundo de Ohio y estudiante de la Universidad de Virginia, había entrado al país asiático como turista y fue arrestado a principios de enero de 2016 cuando estaba a punto de salir hacia China. Dos meses más tarde fue condenado por intentar sacar del país un cartel con propaganda política.

Durante el proceso judicial, el régimen de Kim Jong-un publicó varios videos en los que Warmbier lloraba y confesaba el hurto del cartel desde el Hotel Internacional Yanggakdo, asegurando que había sido “el peor error de mi vida”.

La liberación del joven se hizo pública horas después de que se confirmara que el ex basquetbolista, y antigua estrella de los Chicago Bulls, Dennis Rodman, había aterrizado en Pyongyang con la intención de reunirse con Kim Jong-un, con quien tiene una estrecha amistad. La quinta visita de Rodman a Norcorea buscaría abrir el diálogo entre los gobiernos del país asiático y Estados Unidos.

En el pasado, Pyongyang había dejado en libertad a prisioneros estadounidenses con motivo de la visita oficial de funcionarios de alto rango, en señal de buena voluntad.