La ciudad que lucha contra la congestión de las bicicletas

Claudia Maldonado

Domingo 11 de junio de 2017

El año pasado la cantidad de autos circulando fue superada por el número de bicis en Copenhague, capital de Dinarmarca.

Copenhague, capital de Dinamarca, es desde hace varias décadas una ciudad modelo en el uso de la bicicleta como medio de transporte. Esto no ha sido casualidad, sino que responde a un cuidadoso plan aplicado desde la municipalidad con el objetivo de fomentar y facilitar su utilización.

Producto de esa política, en las últimas dos décadas el tráfico de bicicletas aumentó 68% en la capital danesa.

En los últimos doce años el gobierno local ha invertido más de mil millones de coronas danesas (unos $100 mil millones) en ampliar y crear vías para pedalear, así como para construir estacionamientos para este vehículo en los paraderos de tren y de buses.

“Le hemos enseñado al resto del mundo que si construyes una infraestructura protegida, la gente empezará a utilizar sus bicicletas” ha explicado Morten Kabel, responsable del área de Medio Ambiente del municipio.

Tanto es así que en 2016 la cantidad de bicicletas en circulación, 265.700, superó la de autos, 252.600.

El problema

Sin embargo, la ciudad enfrenta ahora el problema de reducir la congestión que se produce en las ciclovías, que lleva a los ciclistas a luchar por espacio e incrementa la probabilidad de accidentes.

Los últimos meses fueron instaladas cinco pantallas electrónicas que informan a los ciclistas cuáles ciclovías están menos congestionadas, así como sobre trabajos en las pistas.

También se siguen alargando las ciclovías y haciendo la señalética más clara.

Además, se implementó una estrategia llamada Ola verde, que consiste en sincronizar los semáforos para que en las horas punta el ciclista no encuentre ningún semáforo en rojo si viaja a una velocidad promedio de 20 kilómetros por hora.

Las autoridades tienen un gran desafío, pues se espera que el tráfico en bicicletas en Copenhague crezca 25% más para 2025.