Kunstmann Kneipe: con la pura camiseta

Sebastián Alburquerque

Viernes 22 de septiembre de 2017

Este bar de la afamada cervecería tiene más de una docena de variedades de schops, pero la cocina queda debiendo.

Suele pasar en el fútbol que cuando un equipo de probada categoría se enfrenta a un rival más débil, tratan de ganar con el mínimo esfuerzo. “Con la pura camiseta” se dice, como si con el nombre bastara para marcar goles. Y el desenlace más probable de ese escenario, más allá del resultado, es un partido deslucido, como un áspero empate o un mezquino 1-0.

Y en Kunstmann Kneipe pasa algo parecido. Este bar cervecero, hecho a imagen y semejanza de su matriz de Valdivia, trata de unir las cervezas con la cultura culinaria de los colonos alemanes que llegaron a la región de Los Ríos, y fundaron Kunstmann. En su carta hay crudos, lomitos, y tablas para compartir.

Se pidió un Lomito München, que según la carta venía con cerdo desmechado agridulce, chucrut, pimentones salteados, cebolla morada, lechuga, chutney de cerveza con piña, y papas rústicas ($6.500). El problema es que no venía ni con pimentón, ni cebolla morada, y quedó la duda si es que incluía el mentado chutney (tenía cebolla blanca media dulce, ¿pero era un chutney? Ni cerca). Las papas rústicas apenas eran un puñado y no fueron hechas en el momento. El cerdito, si bien estaba sabroso, venía más helado que tibio. Entonces: si hubiera venido con lo que prometía, el sánguche podría haber estado mejor, porque en realidad era más bien fome.

Las cervezas, impecables: tienen toda la gama de Kunstmann que puedes encontrar en las góndolas del supermercado, además de unos schops especiales. Se pidió una Session IPA, que tiene la gracia de ser bien amarga pero con buen drinkability, como dicen los gringos, que no es más que una forma de decir que te puedes tomar varias sin que te patee la fuerza de la cerveza.

En resumen: no nos quedemos con la pura camiseta de la marca Kunstmann, así no se ganan campeonatos. Un poco más de esfuerzo y Kunstmann Kneipe podría aspirar a algo más.