Las planes para que el cine mundial aterrice en Chile

Felipe Morales

Miércoles 17 de mayo de 2017

La Comisión Fílmica nacional llega al Festival de Cannes con el propósito de “vender” a Chile como un lugar privilegiado para rodar películas.

El trabajo de la Comisión Fílmica de Chile que viajará al Festival de Cannes trasciende la mera exhibición de películas locales. La real tarea es vender nuestro país como una locación y una plataforma de servicios para que el cine internacional aterriza en suelo nacional.
“Estamos trabajando desde el 2011 en esa vía, y ya hemos logrado diversos acuerdos, pero ahora vamos con más, con nuevas estrategias para convencer a productores y directores”, explica Joyce Zylberberg, directora de la Comisión.

– ¿Qué ofrece Chile, tomando en cuenta que la industria cinematográfica local es aún pequeña?
– Ofrece muchas ventajas. Más allá de sus hermosos parajes, Chile tiene la ventaja de pasar del mar a la cordillera en cosa de horas. Eso es un punto fundamental para los filmes que incluyen muchas locaciones, y que quieren ahorrar tiempo en movilización. Además nos estamos preocupando de crear redes que faciliten los papeleos y la logística. No somos productores, pero sí actuamos como articuladores para que todo pueda funcionar de mejor manera. A eso hay que sumar que Chile es reconocido por la gran calidad de sus realizadores audiovisuales, por lo que los extranjeros están contratando más mano de obra local.

– ¿Qué pasa con los costos?. Algunas producciones salen de sus países de origen buscando lugares en que el gasto sea menor. ¿Chile da esa posibilidad?
– Estamos echando a andar un plan piloto que esperamos tenga un buen resultado. Se trata del Programa de Apoyo a Inversiones Audiovisuales de Alto Impacto, dirigido a producciones internacionales cuyo gasto supere los US$2 millones. El compromiso es devolverles el 30% de los gastos calificados que éstas generen, siempre y cuando esos gastos hayan sido por contratar personal y equipos locales.

– ¿Cuáles son las herramientas concretas que le muestran a los productores foráneos para convencerlos?
– Al momento de reunirnos, tenemos videos y fotografías para que se hagan una idea de las maravillas geográficas que tiene Chile. Contamos además con libros de locaciones, donde se especifican datos como al población, el clima, la factibilidad técnica, etc. Así, ellos nos cuentan un poco su relato, y desde ya comenzamos a trabajar en las supuestas locaciones que funcionarían para contar la historia. Entonces cuando ellos llegan al país, vamos directo a esos lugares preseleccionados.

– El 2008 el entonces alcalde de Sierra Gorda irrumpió en las grabaciones de James Bond ¿Cómo luchar con ese tipo de situaciones?
– Fue un hecho aislado, y creo que no había tanta conciencia de los beneficios que entregaba este negocio. Hay un impacto local positivo y son varios los municipios con los que hay acuerdos para facilitar el rodaje local e internacional.

– ¿Ya hay grandes producciones que vendrán a Chile a rodar sus escenas?
– Hay, pero no podemos contar nada. Están bajo acuerdo de confidencialidad.

– ¿Pero tendremos uno que otro famosillo recorriendo el país?
– Probablemente.