Temporada de influenza

Gabriel León

Miércoles 12 de abril de 2017

En 1918 se desató una de las peores pandemias que la humanidad recuerda. Entre 1918 y 1919 el virus de la influenza AH1N1 mató a cerca de 100 millones de personas alrededor del mundo, convirtiéndose en la pandemia más letal de influenza.

Esta enfermedad es una infección respiratoria aguda grave causada por alguno de los virus de la influenza (de tipo A o B, incluyendo a sus subtipos) y no debe ser confundida con un resfriado común, enfermedad que no es grave y que es causada por un virus diferente (generalmente Rhinovirus o Coronavirus).

La influenza es una enfermedad marcadamente estacional en las regiones sub-tropicales –donde aparece de manera típica durante la época fría– y tiene una estacionalidad menos marcada en el ecuador. Generalmente comienza de forma súbita, con fiebre alta que dura varios días, dolor de cabeza y malestar general. En algunos casos la infección puede presentarse como un cuadro complejo y puede agravarse en algunos casos, tanto como para necesitar hospitalización. Afortunadamente existe una vacuna que protege contra esta enfermedad, pero es necesario aplicarla cada año.

¿Por qué ocurre esto? En parte debido a que los virus de la influenza están cambiando constantemente, lo que hace que las vacunas de un año a otro ya no sean tan efectivas. Debido a estos pequeños cambios, es necesario reformular las vacunas que se usan en cada temporada y de esta forma obtener una protección óptima. En nuestro país ya comenzó la campaña de vacunación para la temporada 2017 y el Ministerio de Salud ofrece de manera gratuita la vacuna para los grupos de riesgo: lactantes, mujeres embarazadas, personas de la tercera edad y personas que padecen de enfermedades crónicas.

Sin embargo, se aconseja que las personas que no son parte de los grupos de riesgo también se vacunen. Este año contamos además con una nueva vacuna, cuadrivalente. Hay que recordar que el año pasado cerca de 50 personas fallecieron en nuestro país debido a esta enfermedad. Ninguna de ellas estaba vacunada.