Piden acelerar trámite de nueva ley de tabaco

María Eugenia Durán

Domingo 23 de abril de 2017

Norma busca uniformar las etiquetas de las cajetillas, eliminar cigarrillos con sabor y prohibir fumar en plazas con niños.

“La situación del tabaco en Chile es preocupante. Más del 30,1% de los adultos chilenos fuma, lo que es una cifra altísima a nivel internacional. Pero si lo llevamos a los jóvenes el tema es mucho peor aún. Las adolescentes chilenas, de hecho, son las más fumadoras del mundo”. Este es la descarnada evaluación que hace la académica y doctora en Salud Pública de la Universidad de Chile, Marcia Erazo, sobre este problema en nuestro país.

Se calcula que hay unos 1.000 millones de fumadores en el mundo y, según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año podrían morir ocho millones de personas en el planeta a causa del tabaco de aquí a 2030. En Chile, las autoridades estiman que el tabaquismo provoca entre 11 mil y 16 mil muertes al año.

Erazo comparte la preocupación de diversos actores del ámbito de la salud nacional por avanzar rápidamente en la modernización de la legislación chilena. Sin embargo, el proyecto de la nueva Ley del Tabaco -que adecuaría nuestras normas al Convenio Marco para el Control del Tabaco de la OMS- aún está en el Parlamento, al que ingresó en 2013 y fue aprobado en el Senado.

Llegó a la comisión de Salud de la Cámara en julio de 2015, donde está detenida y sin urgencia del Ejecutivo. “Hemos conversado con la presidenta de la comisión de Salud, la diputada Karol Cariola, y hay buena disposición para ponerlo en tabla. Pero ellos dice que si el Gobierno no le pone urgencia es difícil avanzar”, explicó Sonia Covarrubias, coordinadora de la organización Chile Libre de Tabaco.

Covarrubias asegura que también han visto interés del Ministerio de Salud para avanzar en un proyecto que “quiere proteger a los niños y está centrado fuertemente en evitar el inicio del consumo de tabaco”. Sin embargo, falta que el Ejecutivo “agilice la discusión”. Denuncia asimismo que “ha habido una interferencia de la industria del tabaco muy fuerte. El proyecto de ley trae nuevas medidas para una mayor regulación al empaquetado y la eliminación de los cigarrillos mentolados. Eso ha sido fuertemente resistido, porque han demostrado ser efectivo para bajar las tasas de tabaquismo”, señala Covarrubias.

A su juicio, prohibir los cigarrillos mentolados “es muy importante porque muchos niños se están iniciando con estos cigarrillos: un 48% de los menores de edad se han iniciado con ellos”.

Esta opinión es compartida por el presidente del Colegio Médico, Enrique Paris, quien también advierte que se ha introducido en la discusión parlamentaria la idea de que esta ley “haría perder muchos puestos de trabajo en las zonas productoras de tabaco”. “Hay que aclararles a los parlamentarios y al público que desgraciadamente el uso del tabaco y las enfermedades que produce, entre ellas cáncer, enfermedad crónica obstructiva, enfermedad coronaria, etc., significan un gasto gigantesco para el Estado. Los gastos directos causados por el tabaquismo son más de US$2.000 milllones y eso es el 0,8% del PIB”, estima Paris, quien cree que ha faltado “voluntad política”.

A_UNO_236328 tabaco 2

Efectividad

Pese a la alta prevalencia del tabaquismo en Chile, mediciones como la Encuesta de Calidad de Vida del año pasado han mostrado una leve disminución en 9 puntos entre 2006 y 2016. Para Erazo esto se debe a los cambios que ya se han comenzado a aplicar, como las modificaciones a la Ley de Tabacos de 2006 y 2013. “Cuando implementamos en Chile la prohibición de fumar en espacios públicos cerrados, lo que ocurrió fue una desnormalización del consumo de tabaco. Es decir, ahora las personas no perciben el fumar como algo habitual, normal o deseable”, explica la académica.

Sin embargo, advierte que aún queda mucho por hacer. “Fumar sigue siendo atractivo para muchas personas, especialmente para jóvenes, hombres y mujeres, por el mensaje que les llega de lo que significaría consumir tabaco”.

Y por esto considera imprescindible aprobar la nueva Ley de Tabaco “que apuntan específicamente a la protección de los niños y los adolescentes”.

Principales cambios:

  • Establecer empaque estandarizado para el tabaco.
  • Prohibir el uso de mentol y otros aditivos o saborizantes en los cigarrillos.
  • Prohibir fumar en plazas con niños -donde se propone establecer lugares especiales para fumadores- y en áreas silvestres protegidas por el Estado, como parques nacionales.
  • Eliminar los exhibidores de tabaco en los puntos de venta.
  • Prohibición de la cajetilla de 10 unidades.
  • Fortalecer a la autoridad sanitaria (seremis) con facultades para fiscalizar y aplicar inmediatamente las multas para evitar el paso por los juzgados de policía local.