Pelado Cordera se defiende ante la justicia: "No transmití bien mi mensaje"

La Hora

Lunes 20 de marzo de 2017
Noticias

Este lunes el músico argentino Gustavo Cordera se presentó ante la justicia, tras ser acusado por incitación a la violencia contra las mujeres.

Todo partió en agosto del año pasado, cuando el ex Bersuit Vergarabat asistió a una charla realizada ante los alumnos de TEA de Periodismo, ocasión en la que expresó que “hay mujeres que necesitan porque son histéricas y necesitan tener sexo, ser violadas porque lo necesitan y psicológicamente lo necesitan porque tiene culpa y porque no quieren tener sexo libremente”.

Sus dichos fueron dados a conocer a través de un video registrado por un alumno, lo que causó gran polémica y que terminó con la suspensión de todos sus shows y ser vetado de algunas emisoras, además de tener que pedir disculpas públicas y una causa judicial.

Para el fiscal federal Ramiro González, los dichos del músico “constituyen una grave violación a los derechos humanos en tanto importan la negación de la dignidad intrínseca de las personas”.

Ante esta situación, este lunes Cordera explicó en tribunales en un escrito, donde afirma que no he cometido ningún delito, seguramente no transmití bien mi mensaje porque no fue comprendido”. Además, el rockero señala que sus declaraciones fueron un mecanismo para poder atraer el interés de los estudiantes presentes en la charla: “¿De qué manera ejercitar a un alumno para que indague me pregunte? Decidí hacer uso de la misma mecánica que utilizo para componer mi música: la provocación”.

Así, Gustavo Cordera se defiende explicando que “mis manifestaciones pudieron haber causado estupor o sensibilidad, pero indudablemente no produjeron ninguna alarma colectiva, a pesar de su descontextualizada difusión, que inevitablemente derivó en una desvirtuada interpretación de las mismas. Seguramente no transmití bien mi mensaje porque no fue comprendido. Desmiento que yo sabía que la clase estaba siendo filmada y que el contenido iba a ser difundido. Nunca vi una cámara”.