Aprende a quererte

La Hora

Domingo 19 de marzo de 2017

En el poco más de un año en que Vanessa Isla ha llevado adelante la Agencia Plus Size, le han dicho de todo. Desde nutricionistas y fisicoculturistas que la acusan de promover la obesidad, hasta hombres que escriben lascivas cartas con fotos de sus penes. “Fue súper agresivo. Pero te diría que hoy en día son más los comentarios positivos. Si en algún momento fueron duros los comentarios, creo que era porque no entendían el mensaje. No fomentamos la obesidad. Las niñas tienen que hacer deporte, tienen que traerme todos los exámenes que acrediten que no tienen ninguna enfermedad asociada al sobrepeso. De ser así, tienen que bajar. Si no, se van de la agencia. Soy así de tajante porque las tengo que cuidar”, dice Vanessa, haciendo revolotear sus enormes pestañas.

La Agencia Plus Size (en Instagram, @Agencia_plussizechile) busca mostrar otro tipo de cuerpos. “Las mujeres no se sienten identificadas cuando ven en una revista una modelo de talla chica. Dicen esta cuestión no me va a caber nunca. Porque la mayoría de las mujeres somos grandes acá en Chile”, afirma Vanessa. Y su agencia también tiene algo de viaje personal. Llegó a pesar 125 kilos antes de someterse a un by-pass gástrico, y bajó 35. Después subió 15. Y un día se miró en el espejo y se dijo algo que le cambió la vida. “Dije: no, yo no quiero ser flaca, no sería yo, quiero estar saludable. Porque cuando tenía 50 kilos de más evidentemente sufría, me dolía el cuerpo. Pero a partir de la cirugía cambió todo eso, y ahora me llevo bien conmigo misma. Me amo como soy”, dice.

La agencia, que tiene 18 modelos entre 19 y 28 años, busca promover la belleza de cuerpos que no están representados en los medios. “No porque estés subida de peso tienes que andar fea, con la cabeza abajo, igual tienen que sentirse bellas, y eso es lo que les enseñamos en la agencia”, cuenta.

La musa de Vanessa es Ashley Graham, la modelo de talla grande que ha aparecido en las tapas de Vogue, Glamour y Elle. “La amo. La adoro. Saca fotos a sus piernas con celulitis y las publica en Instagram y no tiene tapujos”, dice.

La revolución de los cuerpos es global. Pero aprender a quererse no es un camino fácil. ¿Hay alguna receta? “Lo primero es aceptarse, para después poder amarse. Luego, potenciarte”, resume ella.