Trump menosprecia solución para conflicto entre israelíes y palestinos

Claudia Maldonado

Miércoles 15 de febrero de 2017

El Presidente de Estados Unidos recibió ayer en la Casa Blanca al Primer Ministro de Israel, Benjamin Netanyahu.

De manera poco sutil, aunque indirectamente, el Presidente de Estados Unidos echó por tierra el tradicional compromiso de su país con la solución de dos Estados para el largo conflicto entre palestinos e israelíes.

Donald Trump recibió ayer en la Casa Blanca al Primer Ministro de Israel, Benjamin Netanyahu y, tras el encuentro, dieron una conferencia de prensa conjunta. “Por mucho tiempo pensé que la solución de dos Estados era la más fácil. Pero, honestamente, si Israel y los palestinos están felices, yo estoy feliz con lo que ellos prefieran”, dijo el mandatario republicano. La declaración fue un espaldarazo a Netanyahu, uno de los jefes de gobierno más derechistas y de mano dura que ha tenido Israel.

En respuesta, Netanyahu juzgó que el nuevo Presidente estadounidense ofrece “una ocasión sin precedentes” para hacer avanzar la paz. Durante décadas la comunidad internacional, incluido EE.UU, ha respaldado la solución de dos Estados, uno israelí y otro palestino, que convivan en paz en el territorio en disputa, donde la violencia es el pan de cada día. Sin embargo, esa solución parece cada vez más lejos de ser posible.

La Casa Blanca había indicado el martes que Washington no insistiría más sobre ese principio (dos Estados) de referencia de la comunidad internacional y que ésta no dictará más los términos de un eventual acuerdo de paz entre Israel y los palestinos.

El grupo islámico palestino Hamas rechazó las palabras de Trump. “La retractación estadounidense de su débil posición y actitud se interpreta básicamente como el crecimiento del creciente sesgo estadounidense, especialmente con Trump”, dijo el portavoz de Hamas Hazem Qasem.

Derecha feliz

La derecha nacionalista religiosa israelí celebró la declaración de Trump, considerando que marca el fin de la idea de un Estado palestino. “Una nueva era, nuevas ideas, no hay necesidad de un Estado palestino más allá de Jordania y de (la Franja de) Gaza”, afirmó en su cuenta de Twitter Naftali Bennett, ministro de Educación israelí y líder de Hogar Judío, un partido que apoya fervientemente la colonización en Cisjordania y Jerusalén Este ocupadas.

Para Netanyahu, un conservador que ha estado once años en el poder, el encuentro con Trump fue una oportunidad de restablecer los vínculos tras una relación a menudo áspera con el anterior presidente, el demócrata Barack Obama.

Tibia reacción a expansión de asentamientos

Luego de semanas de ignorar el asunto de la expansión de los asentamientos israelíes en tierras que los palestinos reclaman como propias, Donald Trump se refirió ayer tibiamente al tema durante la conferencia conjunta con Netanyahu. “Me gustaría que se contuvieran un poco con los asentamientos”, dijo Trump.
Netanyahu replicó que no considera que los asentamientos sean “el núcleo del conflicto” y señaló que conversará del tema con Trump para no seguir “chocando”.