Los chilenos que se esfuerzan por no generar basura

Natalia Heusser

Jueves 16 de febrero de 2017

Vaya Consumismo y Fundación Basura trabajan para para que las personas tengan un consumo y las incentivan a producir el mínimo sus desperdicios con reciclaje y reutilización.

Alejandra Kopaitic (28) repara su ropa, hace su propia pasta de dientes, prefiere los vasos de vidrio o metal en vez de los de plástico y va a la feria porque las frutas y verduras no están envasadas. Desde la etapa escolar que esta joven, quien hoy es ingeniera en medio ambiente y recursos naturales, recicla y reutiliza lo que usa.

Fue así que junto al sicólogo Agustín Orozco (28) lanzó la iniciativa Vaya Consumismo (@vayaconsumismo en redes sociales) con la que pretende motivar a otras personas para que reduzcan sus desechos. “Nuestro proyecto nace de la necesidad de compatibilizar nuestras creencias y preocupaciones con respecto a la gestión de los residuos, y a lo que nosotros como consumidores estamos generando frente al consumo irracional de productos desechables. De esta forma comenzamos el cambio, de manera paulatina, no podría decir que existe un momento especifico, de a poco estamos cambiando costumbres diarias, partimos con lo más básico hace mucho tiempo, como usar una botella y bolsas reutilizables”, cuenta a La Hora.

En Chile se generan 7,4 millones de toneladas de residuos domiciliarios, de los cuales solo el 10% se recicla, “eso significa que el 90% restante termina en rellenos sanitarios o vertederos. Creemos que el manejo de los residuos esta mejor que hace algunas décadas, más ahora con la nueva Ley de Reciclaje, pero todavía falta mucho”, opina Kopaitic, quien junto a Orozco se encuentra en Berlín, Alemania. “Ahora estamos viajando, es la última parte de nuestra aventura de un año, donde estamos conociendo y aprendiendo de iniciativas basura cero”, señala.
Como ellos, hay varios chilenos que trabajan para generar el mínimo de desperdicios y en esa línea está Fundación Basura (fundacionbasura.org), que nació el 2015.

A_UNO_747706

En el 2011 la arquitecta Macarena Guajardo, directora ejecutiva de la ONG, viajó a Berlín para hacer un master, donde le impresionó la conciencia que había en la ciudadanía sobre el reciclaje. Así surgió la idea. “Buscamos que la gente entienda que la basura es un recurso que estamos desperdiciando y que se podría recuperar. Con esto nosotros implementamos la ideología de basura cero, en la que le enseñamos a las personas y asesoramos a empresas para que diseñen productos y servicios que no generen basura”, dice Guajardo.

En marzo dictarán un curso en línea sobre esta temática, donde ya hay 13 mil inscritos de toda Latinoamérica. Además han certificado a tres empresas con el Sello Basura Cero (ver recuadro), a los que que cumplen con estándares en manejo de residuos.

Respecto a la situación en la que se encuentra el país en esta materia, Guajardo es categórica. “En Chile se partió al revés. El reciclaje debería ser el último paso porque lo primero es la labor educativa. Aquí se habla mucho de reciclaje, pero no de prevención. Lo primero que debería hacer la gente es evitar la compra de objetos de un solo uso, tener una compostera y después de eso comenzar a reciclar. Hay un boom de ordenanzas municipales sobre el uso de bolsa plástica, pero eso es solo la punta del iceberg, detrás hay muchos materiales igual de contaminantes, como el plumavit, los pañales, las toallas higiénicas y las bombillas plásticas. Estas últimas no se reciclan y al final terminan en el mar. Hay un video en YouTube que muestra a una tortuga a la que le sacan una bombilla entera de la nariz. Es terrible”, cierra.

 

Este local vegano es un ejemplo

Hace un año que abrió el local vegano Panatura, de Ñuñoa, una de las tres empresas que certificó Fundación Basura.
Aquí los muebles son de pallet recuperados de construcciones y el lavamanos de los baños está conectado con los estanques del WC para aprovechar el agua. Si bien hasta hace poco usaban bombillas de papel y bolsas de plástico vegetal, todo biodegradable, hoy las eliminaron para generar menos basura. “Le decimos a los clientes que traigan sus potes para la comida y bolsas de género. No usamos flyers y estamos habilitando una compostera donde llevaremos todos nuestros residuos orgánicos. El veganismo está muy ligado a cuidar el ambiente y queremos hacer nuestro aporte”, asegura Giovana Farías, quien instaló este restorán junto a Dayana Perdomo.

 

Cambios que se pueden hacer hoy

Artículo                                                                         Reemplazo
Esponjas de plástico                                    Cepillos de bamboo y lufas
Pañales desechables                                    Pañales reutilizables
Papeles de regalo                                          Diarios o papeles orgánicos.
Vaso de plumavit                                          Vaso de vidrio o de acero inoxidable.
Jabón en envases plásticos                          Jabones naturales sin envoltorios