La fuga que desangra a Arsene Wenger

Luis Valenzuela

Jueves 16 de febrero de 2017

Desde el título invicto en 2004, el Arsenal no ha vuelto a levantar la Premier. Solo tres FA Cup, además de la final de Champions en 2006, explican la ambición insatisfecha de sus estrellas.

La Orejona estaba fuera de Londres

Máximo ídolo y goleador histórico londinense con 228 goles, Thierry Henry se marchó al Barcelona en 2007 por 24 millones de euros. Su llegada al cuadro culé tuvo como gran motivación la Champions, logro que le había sido esquivo un año antes. Acertó y la Orejona llegó a sus manos en 2009.

Kolo Touré y el efecto dominó

Tras siete años, Kolo Touré se marchó al Manchester City en 2009 en la cúspide de su carrera. “Perdimos demasiados líderes. Todos los grandes jugadores han dejado el club”, arguyó. La billetera de los citizens también sedujo a Emmanuel Adebayor, Samir Nasri, Gael Clichy y Bacary Sagna.

El capitán que abandonó el barco

Dueño del mediocampo tras la salida de Patrick Vieira, en 2008 Cesc Fábregas recibió la capitanía de manos de Arsene Wenger con 21 años. El divorcio, sin embargo, se produjo en 2011. La llamada del Barcelona y la pérdida de competitividad frente a los equipos de Manchester motivaron su adiós.

Van Persie parte al archirrival

La partida de Robin van Persie golpeó más duro que cualquier otra. En 2012 se marchó al archirrival, Manchester United, con críticas a la política deportiva de Wenger.“Me ha quedado claro que en muchos aspectos difiero de la forma en que Arsenal debe seguir adelante”, dijo.