Drones de Providencia no cumplirían con las normas

Carola Julio

Viernes 17 de febrero de 2017

El organismo dice que deben ser operados por pilotos y que no pueden ser programados para vuelos autónomos.

“Esta flota de vigilancia es parte de nuestra nueva estrategia de patrullaje inteligente. Con estos drones sabremos con mayor precisión dónde y a qué hora están ocurriendo los delitos, para poder enviar patrulleros a esas zonas”. Así anunció la alcaldesa Evelyn Matthei el nuevo plan de control de la delincuencia que se pondrá en acción en Providencia y que pretende disminuir la tasa de ilícitos de la comuna.

La coordinadora de seguridad ciudadana del municipio, Rocío Brizuela, detallaba así la operación de estos drones. “Es una flota operada por un software. Se operan desde la central de comunicaciones del municipio, pero es una operación altamente automatizada e inteligente, entonces no es que nosotros tengamos que estar moviendo el dron con un joystick”, relató.

Este funcionamiento se contradice con la norma de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) la que estipula de manera enfática que los drones que circulen en zonas pobladas deben estar, necesariamente, controlados por un piloto y no se pueden utilizar de manera remota. Además la normativa estipula que el piloto debe mantener contacto visual con la aeronave y esto impediría el “libre tránsito” en el espacio aéreo.

Por último, según lo explicado por el municipio, estas aeronaves operarían 24 horas y según la experiencia de otros aeroperadores, para esto también se necesita un permiso de la DGAC.

Otros usos

Se ha discutido anteriormente la eficacia en labores de seguridad de los drones y globos de aerovigilancia. Pero en la práctica, los drones podrían ser útiles en otros ámbitos. Para Ariel Marinkovic, director de X-Cam y quien tiene más de 12.000 vuelos realizados, su uso puede diversificarse. “Los drones siempre van a servir. Podrían ayudar a pillar a alguien, pero es un poco azaroso. Mucho más útil sería que ayudaran a optimizar el flujo vehicular de Santiago en las horas punta”, opina el experto.

Lo que dice la “regla del aire” (DAN 91. art. 102)

Toda operación de RPAS (Remotely Piloted Aircraft Systems) debe efectuarse en condiciones meteorológicas de vuelo visual y, permanentemente a la vista y control del operador.
Un operador durante la operación de un RPAS no podrá:

  • Poner en riesgo la vida de las personas.
  • Poner en riesgo la propiedad pública o privada.
  • Violar los derechos de otras personas en su privacidad y su intimidad.
  • Operar en forma descuidada o temeraria.