De dónde vienen las rosas que regalaremos

Emma Antón

Lunes 13 de febrero de 2017

El próximo martes, cuando se celebre nuevamente el Día de los Enamorados, será muy común ver por las calles a personas buscando el regalo perfecto para su pareja.

Independiente del obsequio escogido, uno de los infaltables para estas fechas son las flores, presentes que recorrieron grandes distancias para que algunos recuerden que hay alguien que piensa en ellos. ¿Sabías que la mayoría de las flores disponibles en el mercado no son de acá sino que importadas de países como Ecuador y Colombia?

A pesar de que febrero no es el mes en que más flores se traen desde el extranjero, sí existe un aumento considerable en las importaciones de rosas, crisantemos y gypso, las que durante todo el año son traídas al país. “Para esta fecha aumentan levemente las importaciones de flores. Generalmente se eleva el ingreso de flores en fechas como el Día de la Madre y el Día de Todos los Santos”, explica Olga Aros, jefa de la oficina en el Aeropuerto Arturo Merino Benítez del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG).

En febrero del año pasado, en total se importaron 7.520 cajas de flores, lo que equivale a un 7,7% de todas las importaciones del año. Mayo fue el mes con mayor cantidad de flores traídas desde el extranjero, con 10.672 cajas, un 28,5% del total. Después le siguió el mes de octubre, con 10.015 cajas (10,3%).

En general, siempre hay un peak de importaciones en fechas puntuales donde las flores son las protagonistas. Mientras que este mes casi la totalidad de las rosas son de color rojo, en mayo, para el día de la madre, entre las mismas flores predomina el blanco, tal y como explican desde el SAG.

Las flores frescas son cuidadosamente analizadas por los funcionarios de la oficina Aeropuerto, puesto que para que puedan ser comercializadas en Chile deben cumplir ciertos requisitos. “El ingreso de las flores debe venir acompañado de un Certificado Fitosanitario Oficial del país de origen, en cuyas declaraciones adicionales señale que la partida de flores está libre de plagas no presentes en Chile, como la Liriomyza trifolii y Thrips palmi, además de caracoles y tierra”, indica Aros.

En caso de que las flores no cumplan con los requisitos, existen tres alternativas para la partida. Pueden ser devueltas al país de origen; ser fumigadas si traen insectos que no están en Chile, siempre que no estén mencionados específicamente en la resolución que norma el ingreso de las flores; y finalmente también pueden ser destruidas mediante incineración si traen babosas, caracoles o insectos cuarentenarios. “Las inspecciones que realizamos en el aeropuerto a las partidas de importación son muy importantes, porque se detectan insectos y organismos que no están presentes en Chile. Identificar estos elementos es esencial para impedir el paso de organismos nocivos que pueden atentar contra el patrimonio fito y zoosanitario del país”, destaca la jefa de la oficina Aeropuerto del SAG.

De esta forma, si las flores cumplen todos los requisitos y no son detectadas amenazas para el país, no hay problema alguno para permitir su ingreso al país y posterior comercialización durante estas fechas.

Las que se van

A pesar de que en febrero no existe una exportación importante de flores, aún así Chile envía ejemplares a países como Estados Unidos, Holanda y Corea del Sur.

La temporada alta de exportación se concentra entre septiembre a diciembre, con ejemplares de hortensias, calas, peonias y ranúnculos, entre otras. “Los requisitos para la exportación de flores los ponen los países importadores. En general piden que estén libres de plagas y enfermedades que no se encuentran en sus países. Esto Chile lo certifica a través del Sag, mediante inspecciones fitosanitarias, otorgando los certificados exigidos”, detalla la jefa de la oficina Aeropuerto del SAG.

Patricio Godoy es encargado de flores de exportación de la agencia Nexus y explica que el trabajo con flores no es sencillo, puesto que además de cumplir con los requisitos de ingreso a otros países se deben mantener otras condiciones para asegurar la vida útil de la flor. “Desde que la flor es cortada y hasta que llega a destino pasan alrededor de 72 horas, y todo se mantiene gracias a una cadena de frío, con temperaturas que van entre los 0 y 8 grados. Las flores son de los productos más perecibles, se descomponen más rápido incluso que los pescados”, explica el agente de Nexus.

De acuerdo a los registros del SAG, el volumen de exportación es variable, ya que todo depende de la oferta y la demanda que pueda existir. Anualmente se exportan aproximadamente 70 mil cajas, lo que corresponde a cerca de 300 mil kilos de flores.

Cómo mantenerlas

El agente de la agencia Nexus, Patricio Godoy, entrega recomendaciones para extender la vida de las flores una vez adquiridas.

  • Ponerles agua con hielo y una aspirina.
  • Mantener las flores alejadas del sol y en un lugar fresco.
  • Cambiar todos los días el agua.
  • Recortar uno o dos centímetros del tallo de la flor día por medio.
  • La cantidad de agua debe ser un poco menos de la mitad del florero.