Chileno crea máquina que produce agua en base a aire

La Hora

Viernes 17 de febrero de 2017
Gente

Al absorber las partículas de humedad presentes en el aire, el artefacto crea una nube que al llover produce agua libre de sodio, cloro y flúor.

Por Isabeau Lavanderos

La hija de Héctor Pino nació con un problema en los riñones. Por eso tuvo que tomar antibióticos desde muy corta edad. A los 10 años, la niña ya padecía un principio de pielonefritis (infección en los riñones). Tras observar las graves consecuencias de la enfermedad que padecía, Héctor comenzó una investigación sobre los tipos de aguas existentes, y descubrió que si se alteraba su composición se podían combatir síntomas como los del cáncer y del autismo. Es así como el ingeniero forestal diseñó una máquina que produce agua sin contaminantes. Desde ahí, en el 2010, su hija dejó los medicamentos y hoy es una joven sana.

Después de ella, al menos mil personas han sido beneficiadas por la fabricación de la máquina creada por el equipo de Freshwater, la que proporciona un pozo de agua ilimitado a comunidades de la zona norte del país que están algo aisladas. “Nosotros somos la última solución donde nadie quiere construir un alcantarillado”, cuenta Héctor Pino.

maquina agua 2Para instalar la máquina se requieren de al menos seis meses en los que se realiza un arduo trabajo con la comunidad. En ese tiempo se reconoce la zona, se capacita a la gente en el funcionamiento y el cuidado del aparato y, por último, cuando ya ha funcionado un tiempo se realiza un seguimiento que determina el comportamiento de los pobladores frente a este agente externo. Este proceso es esencial ya que “necesitamos que la comunidad se empodere con el sistema y lo haga suyo”, dice el fundador de la organización.

Hasta el momento Freshwater mantiene 30 máquinas activas, siendo el pueblo de Cachiyuyo, ubicado en la Región de Atacama, la primera locación que demuestra la efectividad del artefacto. Lo que en un principio partió como una ayuda a los niños del jardín infantil local, terminó repercutiendo en una comunidad de aproximadamente 80 personas. Así es como miden el éxito de un proyecto: según el impacto que produjo y no en cuántas máquinas han vendido.

Funcionamiento

Para crear agua la máquina sigue el principio de condensación, es decir, captura la humedad presente en el aire creando una nube que hace llover. Luego esa agua pasa por filtros que la purifican y esterilizan eliminando el sodio, cloro, flúor y otros químicos. Todo esto gracias una fuente de energía, que puede ser eléctrica, de baterías o soluciones solares alternativas. Eso sí, el agua no es eterna ya que produce de 9 a 29 litros al día. “Si tú ordeñas a la máquina como una vaca, vas a tener que esperar 24 horas. Tu peor escenario es que si tuviste que consumir toda el agua, a la mañana siguiente vas a tener agua igual”, explica Héctor Pino.

Diseñada en base a tecnología militar, la máquina pesa 45 kilos, mide poco más de un metro y medio y tiene un costo de un millón trescientos mil pesos. Los materiales para su construcción son fáciles de conseguir: dos tablas de madera y dos planchas de policarbonato. “La idea es que los pobladores la reparen si se rompe. Un policarbonato lo cortas con un tip top y listo”, señala Pino.

Freshwater trabaja a la par con fundaciones y empresas privadas que tienen relación con la comunidad. Además, trabajan con otras entidades que financian el programa, las que suelen ser gobiernos extranjeros, fundaciones internacionales, o empresas privadas. Por el momento no trabajan con particulares ni con el Estado.