San Bernardo se niega a recibir proyecto de la empresa Walmart

Carlos Fuentealba

Viernes 22 de septiembre de 2017

Municipio dijo que aprobación ambiental estuvo viciada e interpuso un Recurso de Protección.

Muchas contradicciones sigue generando el megaproyecto que la empresa Walmart quiere construir en la comuna de San Bernardo.

Se trata de un centro de distribución, de características similares al que hoy se encuentra junto a las Lomas de Lo Aguirre en Pudahuel, que pretende almacenar y distribuir mercadería para los supermercados Líder, Express, Ekono, Superbodega Acuenta y Central Mayorista.

El proyecto, sin embargo, no ha sido bien recibido por los vecinos y autoridades, que ven en su construcción una serie de perjuicios a su calidad de vida y tranquilidad.

Doris Popelka, miembro del Comité de Defensa San Bernardo Sur y presidenta de la Comunidad de Aguas de Riego del sector del Barrancón, señaló que “nos sentimos sobrepasados por Walmart y por la autoridad ambiental que autorizó una construcción que aplasta los derechos de vivir en un entorno libre de contaminación de aire, luz, ruido, congestión, que no soportará los más de 1.000 camiones que colapsarán el tráfico de una zona ya congestionada”.

Misma opinión tiene Ariel Martínez, presidente del comité de seguridad Lomas de Mirasur (villa frente al proyecto), quien enfatizó que la iniciativa “es una falta de respeto a nuestra calidad de vida por no considerar nuestro parecer y de cómo esta megaconstrucción traerá el caos vial a una zona ya saturada y cambiará la fisonomía de una zona tranquila y agrícola para convertirla en un área industrial no autorizada y saturada, incluso afectando el ecosistema del lugar”.

Desde la municipalidad tampoco están conformes, sobre todo después de enterarse que la Comisión de Evaluación Ambiental Metropolitana aprobó la construcción del proyecto en una sesión extraordinaria. Por ello, este miércoles la alcaldesa Nora Cuevas interpuso uno de los cinco recursos de protección contra el proyecto que acogió la Corte de Apelaciones de San Miguel.

Según el abogado del municipio, Pedro Uribe, “la razón fundamental de nuestra oposición es la incompatabilidad de los usos de suelo previstos por el plan regulador metropolitano. Esta obra fue calificada por la Seremi de Salud como una ‘unidad productiva molesta’, por lo que no puede emplazarse en este territorio que está definido como una zona de interés silvo- agropecuario”.

El abogado sostiene que el proceso adolece de vicios de ilegalidad y arbitrariedad, puesto que “se restringieron a transcribir los puntos de vista de Walmart y las objeciones del municipio, sin resolver las contradicciones y poniendo, a modo de conclusión, un informe del Seremi de Vivienda que dice, en no más de tres líneas, que aprueba el proyecto, sin análisis ni ponderación”.

Consultados por La Hora, desde la empresa Walmart informaron que no se referirán al tema, y en un comunicado de prensa enviado el 22 de diciembre pasado recalcaron que el “proyecto Centro de Distribución El Peñón se realizó con absoluto apego a la institucionalidad vigente, y con un diálogo constante con la comunidad y las autoridades locales”.

El seremi de Medio Ambiente, Jorge Canals, indicó que el proyecto pasó por una consulta ciudadana “sin perjuicio que pueden haber legítimamente distintas opiniones al respecto sobre la intensidad y la calidad de esa participación ciudadana”, por lo que los vecinos pueden apelar.