Padres deciden tener a su hija para donar sus órganos

La Hora

Jueves 05 de enero de 2017

La joven pareja estadounidense, Robert y Abbey Ahern, tuvo que enfrentarse a una dura decisión como padres. En la semana 19 de embarazo, durante un control médico se les informó de la terrible noticia. “Su bebé tiene anencefalia” fueron las palabras del doctor tras confirmar su análisis previo. La enfermedad se presenta durante el desarrollo del feto y causa que el bebé nazca sin cráneo, partes del cerebro y falta de partes faciales.

Desde ese entonces, el matrimonio decidió continuar con el embarazo, conscientes de que Annie “tenía un propósito, aun cuando no estaba hecha para sobrevivir en el mundo”. Por lo que determinaron donar sus órganos y así “dar vida a otros niños”, como menciona Abbey en el sitio ‘GoodHouseKeeping’, donde narra su historia.

El 23 de junio Annie Ahern nació tal como fue esperado por sus padres, no obstante su estadía solo se prolongó por 15 horas. Su madre, Abbey, permitió que los órganos de la pequeña fueron donados para salvar a otros niños, convirtiéndose de esta forma en la primera donadora menor de edad de la ciudad de Oklahoma.

“El 95% de las mujeres habría decidido abortar, pero yo decidí no hacerlo”, confiesa la madre de Annie, donde agradece a los doctores que la ayudaron durante el proceso y que permitieron sostenerla tras dar a luz.

Luego de 14 horas y 58 minutos, Annie dio su último suspiro. “Pasó su vida rodeada de amor, alegría y paz” aclamó la madre. Finalmente, al pasar demasiadas horas con niveles de oxígeno muy bajos, sus órganos no estaban aptos para ser trasplantados, por lo que fueron donados para ser estudiados, cuenta Abbey Ahern.