Tener mayor peso político para impulsar iniciativas de Estado es una de las necesidades a cubrir.

Es un viejo anhelo de la comunidad científica nacional y fue una de las promesas de campaña del Gobierno de Michelle Bachelet. El esperado Ministerio de Ciencia y Tecnología parece estar a punto de ver la luz luego de que la Mandataria anunciara ayer, en la inauguración del Congreso Futuro 2017, que el lunes firmará el proyecto para mandarlo al Parlamento.

Bachelet explicó que la decisión de crear el nuevo ministerio responde a la voluntad de “poner al ser humano en el centro del desarrollo y que el motor de ese desarrollo sea justamente el conocimiento y la creatividad”.

En la Academia Chilena de Ciencias este anuncio fue recibido con satisfacción. Para su presidenta, María Teresa Ruiz, es urgente tener un lugar donde se piense a futuro y se prioricen los desafíos de la ciencia en Chile, entre ellos, acercarla a la gente. “Si no hay más ciencia y tecnología en este país estamos hipotecando nuestro futuro”, advierte.

A una parte de la comunidad de científicos le parecía que lo más adecuado es que esa labor de hacer planes a largo plazo la ejerciera un ministerio, que tenga atribuciones y un financiamiento acorde a sus desafíos. “Necesitamos más financiamiento para el desarrollo de la ciencia, pero no como se hace hoy día, desde un ítem no muy importante en el Ministerio de Educación (la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica, Conicyt), una cartera que tiene prioridades monstruosamente grandes”, explicó la astrónoma.

Ruiz recalcó que si bien es una buena noticia que gracias a programas de Conicyt, como las Becas Chile, hoy haya muchos científicos volviendo al país luego de especializarse en el extranjero, es preocupante que muchos de ellos estén tocando las puertas en una comunidad que no está preparada para recibirlos.

La doctora en Astrofísica de la Universidad de Princeton hizo también un llamado para que todas las partes involucradas “nos pongamos la chaqueta de sacar este ministerio adelante y no ver sólo la cosa pequeña de cómo voy yo en este cuento”.

ministerio de ciencia bachelet 2

Solidez

Aunque desde la Academia hablan de un “apoyo bien unánime a esta idea”, algunos miembros de la comunidad científica local lamentan no tener más detalles sobre el proyecto para poder analizarlo adecuadamente.

Uno de ellos es el director del Centro para la Comunicación de la Ciencia de la Universidad Andrés Bello, Gabriel León, quien cree que sería necesario saber, por ejemplo, qué va a pasar con el importante ámbito de la innovación: ¿Quedará en el Ministerio de Economía o en la nueva cartera?

“Sin embargo, uno podría esperar que el flamante ministerio se haga cargo de las problemáticas actuales que enfrenta la ciencia chilena, particularmente una carencia en la generación de políticas a largo plazo, políticas de Estado que tengan que ver con la investigación científica”, estima León, quien cree que esto “podría darle una solidez institucional a la ciencia chilena”.

Otros problemas que un ministerio debería abordar, según el experto, son cómo se conecta la ciencia con la industria, cómo se conecta con la ciudadanía o cómo se va a orientar la formación de capital humano para el país.

“Hay algunos profesionales que creen que no es necesario un ministerio para todo esto, que bastaría con un ente autónomo, tipo Banco Central, pero la verdad es que esos entes tienen poca injerencia a nivel político”, opina León.