Líderes y cabrones

Julio Salviat

Lunes 26 de diciembre de 2016

Si hay algo que caracteriza a Víctor Hugo Castañeda es la franqueza y la lealtad con sus principios. Eso le hizo sostener que hubo jugadores a los que les faltó compromiso con el club y también callar muchos aspectos negativos que ocurrieron durante su mandato en la dirección técnica de Universidad de Chile.

Pero dejó una cita que merece ser considerada: “La línea entre el líder positivo y el cabrón es muy delgada, y no hay que traspasarla”.

¿Líder positivo, sin pensarlo dos veces?: Elías Figueroa. Un ejemplo de cómo hay que alentar a los compañeros, cómo hay que guiarlos, cómo hay que sacrificarse en beneficio del grupo y cómo hay que portarse para dar el ejemplo.

Los líderes que no actúan así son, simplemente cabrones. Y la Real Academia nos ayuda a entenderlos: en primera acepción, “que hace malas pasadas o resulta molesto”; en segunda, “que consiente la infidelidad de su mujer”; en Cuba y México, “que es experimentada y astuta”; en Bolivia, Chile, Ecuador y Venezuela, “que trafica con prostitutas”.

El cabronaje futbolero chileno tuvo su momento culminante en la selección que dirigía Orlando Aravena , la que fue subcampeona en la Copa América de Argentina (1987) y que disputó las clasificatorias del Mundial de Italia 90.

Los líderes de esa selección eran chantajistas. Encabezado por Roberto Rojas, el grupo negociador desconoció acuerdos anteriores y a horas del debut contra Venezuela, exigió mejores premios. “Si no lo aceptan, no jugamos el partido y regresamos a Santiago”, advirtieron. Miguel Nasur, presidente de la ACF (actual ANFP), tuvo que ceder.

Ese mismo grupo estaba en el Maracaná el día que Roberto Rojas se cortó la ceja y el equipo se retiró de la cancha. Había gente sana en ese plantel (Jaime Pizarro, Patricio Yáñez, Hugo Rubio, Iván Zamorano), pero sin el carácter todavía para imponerse. Eran otros los que imponían sus reglas.

Y por culpa de esos cabrones, Chile hizo el ridículo mundial y se quedó sin ir al mundial de Estados Unidos.