La ciencia en el 2016

Gabriel León

Miércoles 28 de diciembre de 2016

Hora de hacer un balance ¿Qué fue lo mejor y lo peor de la ciencia este año? Probablemente lo más destacado haya sido la confirmación experimental de la existencia de las ondas gravitacionales, la última predicción de Albert Einstein que no había sido confirmada experimentalmente.

Cuando Einstein formuló su teoría general de la relatividad hace 100 predijo, entre otras cosas, que objetos muy masivos –como galaxias o agujeros negros– que se desplazan muy rápido podrían causar ondulaciones en el espacio. Esas ondulaciones estirarían y encogerían el espacio de manera casi imperceptible y se propagarían como las ondas que se producen en el agua cuando uno tira una piedra. En febrero de este año, los investigadores a cargo de un experimento llamado LIGO lograron detectar por primera vez la existencia de estas ondas gravitacionales. Se trata de una hazaña notable, no sólo porque logró demostrar que Einstein tenía razón, sino que además nos entrega una nueva tecnología para “ver” el universo. Ahora, usando estas ondas gravitacionales, podemos estudiar entre otras cosas el comportamiento de los agujeros negros, uno de los objetos más misteriosos de nuestro universo.

En el ámbito local, lo peor fue la judicialización de la vacuna contra el papiloma y el auge de una corriente contraria a las vacunas en general que preocupa enormemente a las autoridades de salud. En el campo internacional, la elección de Donald Trump ha despertado gran inquietud en la comunidad científica. Trump ha manifestado que no cree en el cambio climático y ha prometido estimular a la industria del petróleo y carbón, una decisión que podría afectarnos a todos. Además preocupa en EEUU lo que pasará con el presupuesto para ciencia y tecnología y la forma de abordar algunos asuntos como las vacunas o la teoría de la evolución. Probablemente no habrá mucha claridad en estos temas hasta que Trump comience su mandato y dicte las primeras políticas al respecto. Habrá que estar atentos a lo que pase el próximo año.