Scouts rescatan centenaria casona de República

Emma Antón

Sábado 08 de octubre de 2016

El Barrio República ha visto como muchas de sus neoclásicas construcciones han pasado por manos de okupas. El pasado 8 de agosto La Hora mostró la recuperación del inmueble ubicado en el número 550, una casa inspirada en el estilo Tudor diseñada por el arquitecto Josué Smith Solar.

Esta vez, Joyas en Peligro muestra otro edificio que fue maltratado por mucho tiempo, pero que afortunadamente está en sus últimas etapas para ser recuperado totalmente.

Ubicada en República 97, justo en la esquina de Salvador Sanfuentes, está la sede de la Asociación de Guías y Scouts de Chile, la que durante los últimos cinco años se ha encargado de devolver su elegancia a esta casona.

Nacimiento

Casona República

El edificio es obra del arquitecto Emile Jéquier, el mismo autor de obras tan reconocidas como el Museo Nacional de Bellas Artes, la Estación Mapocho o la Bolsa de Comercio.

Si bien la casona no cuenta con una placa que recuerde su nacimiento, se estima que su construcción data de 1910, y habría sido encargada por una familia para residir en ella.

Puesto que la mayor parte de su vida el inmueble estuvo destinado a fines residenciales, su pasado ha sido más bien inadvertido, por lo que no se tiene mucha documentación sobre su historia.

Durante el siglo diecinueve habría sido ocupada por la familia de un diplomático, quienes habrían habitado ahí hasta el año 70. Posteriormente, la propiedad pasó a manos del Ministerio de Obras Públicas, el que encontró en la casona un buen lugar para instalar un jardín infantil para los funcionarios.

Sin embargo, luego de que colapsara un muro de una de las construcciones aledañas, el jardín infantil cambió de ubicación el 2006. Después, llegaron los okupas.

El renacer

Fue en agosto del 2011 cuando el personal del Gope de Carabineros logró sacar a los okupas y recuperar el control de la casona.

Los daños no eran pocos, había mucha basura en los dos pisos que componen la casa, todas sus paredes estaban rayadas y el piso de parquet había sido cubierto por una gruesa capa de suciedad. Así recibió la casa el 2012 la Asociación de Guías y Scouts de Chile.

Nos dimos cuenta a comienzo del 2012 que esta casa estaba prácticamente abandonada, por lo que hicimos la solicitud al Ministerio de Bienes Nacionales y accedió a que nosotros pudiéramos tener una concesión gratuita por 15 años”, explica Paul Finch, director de desarrollo institucional de los Scouts.

En agosto del 2012 comenzaron las labores de limpieza, las que se extendieron hasta abril del año siguiente, periodo en el que pudieron dejar operativo el segundo piso.

“Arreglamos puertas y todas las ventanas que estaban quebradas. Tuvimos que habilitar el agua potable, porque todas las cañerías de cobre habían sido robadas. Botamos como dos camiones de basura y el piso del primer piso tenía una capa de sarro de un centímetro, lo que provocó que un día hubieran más de cien scouts limpiándolo para recuperar el piso original”, explica Finch, quien agrega que ya han invertido cerca de $90 millones en el inmueble.

De acuerdo a Finch, lo que buscan es restaurar completamente la casa. “No estamos haciendo cambios estructurales ni de fachada, para nosotros es súper importante que la gente entienda que esta es una casa que pertenece a un barrio declarado como zona patrimonial”, explica.

Actualmente, la casona es la sede de la asociación, la que reúne a más de 50 mil personas a nivel nacional.

De hecho, los scouts más jóvenes no se refieren a ella como la sede, sino como la casa, porque según explican es justamente eso para ellos, una casa. Por ese motivo es que están buscando financiamiento para restaurar completamente la fachada del centenario inmueble.