Clinton y Trump alistan su último debate

Sebastián Alburquerque

Miércoles 19 de octubre de 2016

Hoy se realizará el último debate entre los candidatos a la Casa Blanca. Hillary Clinton y Donald Trump alistan las estrategias para enfrentar el round final, antes de las elecciones del 8 de noviembre. Pero mientras Clinton llega con la tranquilidad de liderar en las encuestas (45,9% contra 39%, según el promedio de los sondeos más recientes), Trump parece preparar otra maniobra.

“Tantas ciudades son corruptas, y el fraude electoral es muy, muy común”, dijo el candidato. También aseguró que había 1,8 millones de ciudadanos que, aunque fallecidos, seguían votando. “Y no lo harán por mi”, añadió.

La estrategia de plantear que las elecciones están “arregladas” parece ser una manera de explicar la caída del magnate en las encuestas.

No hay evidencia alguna de las que elecciones en Estados Unidos sean fraudulentas. Un estudio de la Universidad de Loyola encontró apenas 31 casos de personas que se hicieron pasar por otras para sufragar, en medio de más de mil millones de votos emitidos entre 2000 y 2014.

“Si empiezas a quejarte antes que el juego termine, es que no tienes lo que se necesita”.
Barack Obama, Presidente de los Estados Unidos.

El número de 1.8 millones, parece ser sacado de un informe de Pew Research, en que aseguraban que los padrones listaban 1.8 millones de fallecidos, pero que, ciertamente, no se levantaban de su tumba para votar.

Y fue el mismo presidente Barack Obama quien pareció particularmente irritado por las acusaciones del candidato del Partido Republicano.

“Si empiezas a quejarte incluso antes de que el juego termine, entonces es que no tienes lo que se necesita para hacer este trabajo, porque hay muchas cosas que no resultarán de la forma que quieres”, aseguró el mandatario.

“Nunca en mi vida, o en algún punto de la historia política moderna, se ha visto a un candidato presidencial tratando de desacreditar el proceso eleccionario antes que incluso se realice la votación”, añadió Obama.

 Rodeado de tacos

Una flotilla de camiones de tacos se congregaron en las afueras del hotel en que se hospeda Trump en Nevada, en el día anterior del debate. Su objetivo es empadronar a la mayor cantidad de ciudadanos para que puedan votar, ojalá en contra del magnate, en estas elecciones. “Estamos aquí para recordarle al señor Trump que los trabajadores inmigrantes de todo el país estaremos viendo este debate, y que votaremos en Noviembre”, dijo   Yvanna Cancel, presidenta del Sindicato Culinario, organización detrás de los camiones de tacos.

Inmigración, Economía y un juez

En el papel, ambos candidatos deberán debatir en torno a una agenda que incluye temas de  inmigración, economía y el nombramiento de un juez en la Corte Suprema de Justicia. Aunque con los espacios de réplica de cada candidato, lo más seguro es que el foco estará puesto en las polémicas declaraciones de Donald Trump, además de las acusaciones surgidas después de que se filtrara un correo de el FBI. En él, se indicaba que un alto funcionario del  Departamento de Estado presionó en 2015 a la agencia para bajar el nivel de  clasificación de un mensaje confidencial de Clinton, en el marco del escándalo surgido cuando la ex secretaria de Estado usó una cuenta personal de correo electrónico para manejar correspondencia confidencial, en un servidor que no cumplía con los estándares de ciberseguridad que se requieren para el cargo.

El debate empezará a las 22 horas de Chile.