Los Miserables: secretos de México

Sebastián Alburquerque

Viernes 22 de septiembre de 2017

La mera-mera comida callejera mexicana son los tacos, que en Los Miserables son la estrella. Ricos, chorreantes y baratos.

México tiene una relación muy cercana con Chile. A pesar de los miles de kilómetros que nos separan, hay muchas cosas que inexplicablemente nos emparentan. En el sur proliferan los charros que tocan rancheras, recitamos chistes del Chavo del 8 de memoria y por su parte, allá, tararean La Ley y 31 Minutos.

Raro es entonces que la comida realmente mexicana sea desconocida por estas tierras. Porque en ninguna parte de México encontrará esas “fajitas” que se venden fuera del metro. Lo que sí puede encontrar son tacos como los que hay en Los Miserables. Tan chorreantes como sabrosos, pero no nos adelantemos.

Ubicado en Bellavista casi al llegar a Pío Nono, Los Miserables lucha por conciliar tacos verdaderamente mexicanos, con un público mayoritariamente universitario que privilegia el bolsillo antes que el paladar. Quizás por eso, en la carta se pueden encontrar sánguches.

Se pidió un taco en masa de maíz de lengua en salsa de tomatillo verde ($1.990) y otro de cochinita pibil; cerdo deshilachado adobado con achiote ($1.990). El de lengua, sabrosísimo. Puede ser un corte duro para algún inexperto, pero acá estaba blandísimo, y tostado de uno de sus lados. El de cerdo, otra delicia. El achiote es un condimento caribeño, que le da un sabor levemente ahumado a las preparaciones, y en la cochinita pibil resalta. Ambos tacos fueron servidos con palta, cebolla, cilantro y salsa picante encima, tal como es la costumbre en México.

Un misterio mexicano que parece no llegar a traducirse acá es cómo comerse el taco con la mano sin necesitar una muda de ropa. Afortunadamente en Los Miserables tienen servicios para los que no manejamos los secretos de la cultura comelona mexicana.

Taquería Los Miserables, Bellavista 014, Providencia