La mentira de jugos y dietas détox

Gabriel León

Martes 20 de septiembre de 2016

El dieciocho de septiembre deja tras de sí varios saldos negativos. Desde las víctimas de accidentes de tránsito hasta las toneladas de basura acumuladas en fondas y ramadas se asoma otro número que asusta: los kilos ganados luego de unos días de excesos. La aterradora idea de subirse a la balanza hace que muchos intenten deshacerse de los pecados calóricos de empanadas, choripanes y terremotos.

Muchos correrán a inscribirse en algún gimnasio. Otros –entusiastas de los remedios naturales– recurrirán a algunas de las muchas dietas o jugos détox que se promocionan con gran entusiasmo por todos lados. Para estos últimos, les tengo una noticia: la idea de que pueden deshacerse de las toxinas acumuladas en sus cuerpos con jugos de apio, jengibre o perejil y dejar a sus órganos relucientes, casi como nuevos, es una estafa. Así de claro. Se trata de un concepto pseudo-médico que ha sido secuestrado por emprendedores y charlatanes para venderles algo con la promesa de mejorar su salud. Existe sólo un tipo de tratamiento desintoxicante y es aquel que se usa en personas cuya vida corre peligro debido a la adicción a alguna droga. No hay más. Cualquiera que venda algo détox para deshacerse de las toxinas que supuestamente se han acumulado en sus cuerpos los está engañando: sus cuerpos poseen riñones, hígado, pulmones y hasta la piel que trabajan permanentemente eliminando toxinas.

Si las toxinas se acumularan en sus cuerpos estarían muertos o seriamente enfermos y ciertamente necesitarían mucho más que un vaso de jugo. Un dato: hace un tiempo se les pidió a varios fabricantes de productos détox que indicaran qué toxinas eliminaban sus productos y cuál era la evidencia disponible para eso. Nadie pudo contestar esta simple pregunta. Se trata simplemente de la explotación comercial de la culpa por los excesos con la comida y el alcohol. Ciertamente si están una semana a sopa o jugos bajarán de peso ¿Toxinas? Las seguirán eliminando como siempre, tomen o no el famoso jugo mágico.