El drama de los vecinos del Estadio Monumental

Cecilia Rivera

Jueves 29 de septiembre de 2016

Gritos, peleas, basura y mal olor son algunas de las situaciones que preocupan a la señora Inés (68), que vive en la avenida Marathon frente al Estadio Monumental, en la comuna de Macul. Cada vez que el recinto se transforma en sede del denominado Superclásico del fútbol chileno, la mujer es testigo de la verdadera batalla que protagonizan los barristas de ambos clubes en las cercanías del lugar.

Por esta razón, Inés ve con resquemor el nuevo encuentro entre Colo Colo y la Universidad de Chile que se disputará este domingo a las 12 horas por la octava fecha del Torneo de Apertura.

“Tendremos que encerrarnos. Hace como tres años me quebraron dos veces los vidrios de la casa. Tengo a mi mamá postrada y ella se asusta mucho con esas cosas”, cuenta.

Si bien los vecinos del sector señalan que en el último tiempo el trabajo coordinado de Carabineros y las autoridades ha logrado disminuir el nivel de vandalismo, de igual forma los barristas generan diversos inconvenientes.

“Algunos se ponen un poco pesados, molestan a la gente que va pasando y cuando se encuentran los bandos contrarios siempre pelean y ponen en peligro al resto”, indica María, vecina del pasaje Violeta Parra.

Por su parte, Claudia aún teme al actuar de los fanáticos, pues en más de una ocasión dejaron armas artesanales escondidas en la reja de su casa.

Eran estoques súper grandes que envolvían y los escondían aquí, seguramente con la idea de ocuparlos después del partido, pero tenían que salir arrancando por los carabineros y los dejaban”, dice.

Para el ex jugador albo y vecino del sector, Charles Villarroel, la situación es menos compleja, aunque hay situaciones que le incomodan.

“Siempre toman en la calle y son irrespetuosos con la gente, gritan, molestan y ensucian harto, pero al menos en el último tiempo los carabineros se han portado un siete y la situación es un poco más tranquila”, detalla.

Seguridad

Los días previos al encuentro han estado marcados por la tensión que dejó el baleo de un hincha colocolino la noche del martes en un bus del Transantiago.

A esto se suma el rechazo de la Intendencia Metropolitana al tradicional “arengazo” de los hinchas de Colo Colo, que está planificado para mañana, a lo que los barristas han respondido con amenazas.

En ese contexto, Carabineros destinará cerca de 900 efectivos para cubrir el evento desde las 7 de la mañana. Se estima que unos 580 uniformados se repartirán en las instalaciones del estadio y otros 300 resguardarán las áreas de mayor afluencia de hinchas.

A ellos se sumarían al menos 400 guardias privados contratados por el club anfitrión: Colo Colo.

Entre las medidas que aplicará Carabineros se encuentran la vigilancia en estaciones y carros del Metro, así como en los terminales del Transantiago y el patrullaje reforzado por las vías de recorrido.

El intendente metropolitano, Claudio Orrego, hizo un llamado a los hinchas a mantener un buen comportamiento durante la jornada del encuentro. “El fair play tiene que jugarse dentro y fuera de la cancha. Tenemos que hablar de fútbol este domingo y no de incidentes”, subrayó

Buses del Transantiago podrían ser atacados por los hinchas

Luego que un bus del Transantiago fuera atacado por barristas la noche del martes, donde resultó baleado un hincha albo, los choferes de las empresas operadoras Subus, Metbus, Alsacia y Express anunciaron una posible paralización para el domingo. Esto, tras denunciar falta de seguridad ante posibles ataques de los fanáticos. Los choferes advierten que suspenderán el servicio ante el primer incidente.

Lo anterior, cobra mayor sentido si se considera que en el sector de Vicuña Mackenna con Marathon, cerca del estadio, los trabajos del nuevo corredor del Transantiago han dejado elementos que podrían ser utilizados para concretar los ataques, como trozos de concreto, piedras de gran tamaño y palos, entre otros.

Frente al anuncio de los choferes, el director del Transporte Público Metropolitano, Guillermo Muñoz, indicó que junto a la Intendencia y Estadio Seguro cuentan con un plan de seguridad especial. “Estamos tomando las medidas necesarias para resguardar su seguridad y que no haya necesidad de tener que detener los servicios ni nada por el estilo”, dijo.