Castañetazo necesario

Julio Salviat

Lunes 26 de septiembre de 2016

No es nuevo el asunto de las duplas técnicas. Ni tan original. Por estos días, en Argentina, hay ocho dúos dirigiendo en la serie de Ascenso. Y en Chile, a comienzos de los años 70, a cargo de la selección estuvieron Luis Vera y Raúl Pino.

El colmo se produjo en vísperas del Mundial de 1962, cuando los trasandinos iniciaron su preparación con un triunvirato técnico integrado por Juan Carlos Lorenzo, José Della Torre y José Bareiro. Fue tal la confusión de los jugadores, que decidieron dejar al “Toto” Lorenzo con uno más: Saúl Ongaro. Tampoco funcionó, y al Mundial llegó solamente el que encabezó los grupos. El resultado fue desastroso: los albicelestes, favoritos para el título, fueron eliminados en primera ronda.

Universidad de Chile, maltratada por las estadísticas desde que asumió hasta que se fue Sebastián Beccacece, decidió ponerle remedio a la situación con dos ex referentes que se convirtieron en entrenadores: Víctor Hugo Castañeda y Luis Musrri.

Ya está claro quién dará la cara y firmará las planillas, pero no se sabe quién tendrá más influencia en el desconcertado plantel. Es un hecho que ambos son respetados, hasta queridos en el Complejo Deportivo Azul. Se puede suponer también que la metodología de trabajo estará a cargo del peñaflorino Musrri, que es más organizado, pero que el aliño futbolístico lo preparará el sanvicentano Castañeda, que es más vivo. Detrasito de ellos estará, colaborando, Cristián Castañeda, que tuvo experiencias a cargo de Copiapó y Curicó Unido, y que ha sido ayudante en Palestino y La Serena.

Inicialmente, se les contrata por lo que dure este torneo. Después, de acuerdo a lo que consigan, se verá si siguen.

Estoy por apostar a que seguirán: la “U” tiene un plantel riquísimo, al que sólo le falta un chasquido de dedos para que empiece a funcionar. Curiosamente, a ese sonido en algunas partes lo llaman “castañetazo”.