La Pizzarra: Tiramisú y pizza en silencio

Ignacio Tobar

Jueves 04 de agosto de 2016

La sucursal de Pocuro de La Pizzarra es un local sencillo que ofrece pizzas, piadinas, ensaladas y una buena carta de postres. Abundante y grato, como comer en el barrio. 

Esta pequeña crónica de comida comienza por el final. Por el postre. Un tiramisú a la genovesa. Es tarde ya en el local de República de Cuba de la pizzería La Pizzarra, en el barrio de Pocuro con Tobalaba en Providencia. Y eso se siente entre los comensales presentes, sabor a barrio. Un lugar silencioso para conversar y comer. Y, si va solo, para leer.

El postre tiene una correcta presentación y el mozo, Silvio, lo trae con premura a la mesa, aunque no apurado. Todo ocurre lento pero en el tiempo preciso. El tiramisú que advierte ser el auténtico de Italia, deja sentir su olor y sabor a café de inmediato. El bizcocho hecho de galletas húmedas está fresco y combina bien con la crema, que no parece ser mascarpone, sino queso crema, pero no importa, juntos hacen sentir que uno sí come un tiramisú y no una imitación de este tradicional dulce, como ocurre en tantos restoranes chilenos. El cacao de la cubierta abunda pero no molesta.

La porción es generosa, alcanza para dos sin problemas. En general es la tónica de La Pizzarra. Y así lo corrobora la pizza napolitana que llegó antes del postre. Cuesta $7.000 y es generosa y rica. Buen queso aunque el jamón parece económico. Error infantil. Esta pizza con una sabrosa salsa, parece ser armada por separado. Se hace la masa, se le agregan los ingredientes y se calienta otra vez. Esa sensación da, ya que los ingredientes tienden a separarse de la masa. Pero qué más da, está rica. Y fresca. Y otra vez: también comen dos. Es decir, en la suma, la pizzería es barata.

La Pizzarra

República de Cuba 1720, Providencia.

Al mirar las mesas del lado queda una duda terrible: cómo serán las ensaladas. Y como acá los platos se pueden compartir, al pedido se agrega una llamada Escalibada Pollo. Lleva tomate, zanahoria, berenjena, pimiento y zuchinni a la grilla, acompañados de pollo grillé. Una delicia que dignifica a las siempre odiadas ensaladas. Pendientes quedan las papas bravas con tocino, que ya parecen un exceso.

Vaya y pruebe. Ideal ir de a cuatro y pedir platos distintos para compartir. Seguro come por diez lucas. Dato: en La Pizzarra de República de Cuba aún no tienen autorización para vender alcohol.