Juan Gabriel y sus anécdotas en Chile

Natalia Heusser

Lunes 29 de agosto de 2016

Juan Gabriel sentía un cariño único por Chile. Se presentó en cinco ocasiones en el Festival  de Viña del Mar, en los años 1996, 1997, 1998, 2001 y 2004. De hecho, en su debut en el certamen tuvo un recordado show de tres horas y 40 minuto.

Cuando Juan Gabriel visitaba Chile no podía faltar en su mesa el vino, los mariscos y el mote con huesillos. Así lo reveló a La Hora el diseñador de vestuario, Ricardo Oyarzún, quien ayer se enteró por la prensa del fallecimiento de “Alberto”, como sólo le decían los amigos al cantautor.

IMG-20160828-WA0018

“Es una pérdida lamentable no sólo como artista, sino como ser humano. Yo tuve la suerte de conocerlo en otra faceta y siempre fue muy cálido y hospitalario conmigo”, señaló Oyarzún.

Se conocieron en el 2009 a través de una amiga en común. Ese año Juan Gabriel dio un concierto en el Movistar Arena y Oyarzún le confeccionó el traje de brocato café con el que se presentó.

“Yo siempre fui su admirador. La primera vez que nos encontramos Alberto ya sabía todo de mí y reconoció que era un placer para él que yo trabajara en su vestuario. Yo no lo podía creer y le pregunté qué quería que le hiciera. Fue divertido porque abrió los brazos y dijo ‘tú eres el artista. Haz de mí lo que quieras’. Era muy pícaro”, recordó Oyarzún entre risas.

En esa oportunidad tuvo menos de un día para tenerle lista la ropa y llegó atrasado a entregársela. “Quedaba media hora para el show y él me recibió muy cordial. En su perchero ya tenía más de veinte trajes, de muchos colores, en caso de que yo no cumpliera”.

Imagen 296224

Después de eso volvió a crearle otro traje para los Grammy del 2009. “Entré a su camarín en Los Ángeles, EE.UU., y él se estaba duchando. Me hizo pasa al baño y conversamos de las telas mientras estaba bajo el agua. Así era de sencillo ”, afirmó el diseñador.

Hasta hace poco ambos se enviaban emails y se vieron la última vez que el cantante vino a Chile, en 2014. “Estaba muy delgado. Creo que había controlado su locura por los postres, porque era glotón con los dulces”, afirmó.