Álvaro España anuncia fin de Fiskales Ad-Hok

Ignacio Silva

Jueves 18 de agosto de 2016

La banda icono del punk local se despide, justo cuando celebra tres décadas y planea lanzar un nuevo disco.

Hubo una situación en particular que marcó el destino de Fiskales Ad-Hok. Fue a principios de este año, luego de la gira que en mayo los llevó a tocar a Lima. “El Roly (bajista y miembro fundador del grupo) vive hace algunos años cerca de Puerto Varas, pero igual viajó con nosotros. Fue bacán, pero tomarse esos días le costó su pega y eso cuando tienes tres hijos es una hueá complicadísima”, cuenta el vocalista Álvaro España.

Ese incidente motivó a la agrupación más importante del punk local a tomar una dura decisión: separarse, justo cuando celebran sus 30 años de trayectoria.

Lejos de los conflictos que habitualmente marcan los distanciamientos entre bandas, el de los autores de No estar aquí no tiene grandes dramas de por medio. Este se debe, más bien, al costo de llegar a la adultez. España lo explica: “Son 30 años y todos tenemos la sensación de que es suficiente. Los cinco somos muy amigos, pero estamos viejos. El Roly tiene tres hijos, yo también tengo a mi mujer y a dos preciosos que tengo que cuidar. Mi vida está dedicada a ellos; tener una familia es lo más importante. Este es un momento en que tenemos muchas responsabilidades personales”.

-¿Seguirán tocando de vez en cuando o esto lo ven como una separación definitiva?

-Seguir tocando, ni cagando. Creo que ya está bueno y tenemos que cuidar a nuestra gente. Uno no puede ser tan irresponsable como para seguir manteniendo una banda y no trabajar. Esto lo vemos como una separación, pero la verdad es que nunca se sabe porque lo que nosotros siempre hemos predicado es que somos nuestros propios jefes y no tocamos por obligación.

70441VY6WPP

-¿Y ahora se sentían así?

-En este momento estábamos sintiendo que lo hacíamos casi por cumplir. Los Fiskales Ad-Hok fueron lo mejor que he hecho en la vida, lo más lindo y lo que me dio más cosas positivas como persona. Pero creo que ya está bien, y que no hay para qué estirar más el chicle si ya estamos haciendo las cosas por cumplir.

-¿Hubo otras situaciones que motivaran la decisión?

-Hay una hueá que es básica en una banda de rock, que es la parte de la hermandad, esa que se crea cuando estás en la sala de ensayo compartiendo cervezas y creando. El Roly está hace rato en el sur, así que no ensayamos con él. Entonces como que hemos perdido un poco esa hueá también, como de la empatía de la sala y de la banda de hermanos, sin dejar de ser hermanos. Porque con el Roly vamos a ser hermanos hasta la muerte, somos hermanos de la vida. El resto de la banda también son mis mejores amigos, mi familia real.

-¿Por eso no analizaron la posibilidad de seguir tocando con nuevos integrantes?

-Claro. El Roly dijo que ya no podía seguir porque lo de perder el trabajo le trajo muchos problemas y no vamos a meter a otro hueón para reemplazarlo. Siempre dijimos que si no estabábamos el Roly o yo, que somos los dos fundadores de la banda, la hueá se acaba. El Memo también estaba chato, y si se va él tampoco quiero tocar con otro batero. A la gente que se lo he contado como que l da pena, pero nosotros nos sentimos bien con que sea así.

Celebrar como se debe

El anuncio llega justo cuando la banda se apresta a celebrar los 30 años de una carrera que los ha transformado en uno de los iconos del movimiento punk en Chile. La conmemoración llegará el 8 de diciembre, con un concierto en Kmasu Premiere ($10 mil preventa, luego $15 mil) que luego dará pie a otros en Concepción (9 de diciembre) e Iquique (11 de diciembre). También vendrá la edición de un nuevo disco, el séptimo de su historial, que según cuenta el vocalista “se ha demorado caleta por esto del distanciamiento, pero ya está grabado”.

-¿Con esto de la separación no se caen los planes de la celebración por los 30 años?

-La otra vez nos juntamos a conversar y decidimos que teníamos que celebrar como se debe estos 30 años. Vamos a terminarlos con unos buenos conciertos como para cerrar un ciclo y de ahí ya chao con la hueá. Total, Fiskales va a seguir ahí, en los discos.

El show incluirá 30 canciones (“una por cada año”, acota España) y, pese a lo que se podría pensar, no tendrá a invitados ni ex miembros del grupo sobre el escenario.

“Cuando lo hablamos, en vez de darnos un achaque nostálgico decidimos cerrar la historia lo más decentemente, de la manera más honesta y haciendo los mejores shows que podamos. Vamos a ser sólo los cinco sobre el escenario dando lo mejor de nosotros. Va a ser bonito, el que se avispa va y el que no, caga”, cierra España, fiel a su retórica.