La cajacha: sazón escondida

Sebastián Alburquerque

Viernes 22 de septiembre de 2017

Sánguches peruanos hay muchos, pero que rocen la perfección, pocos. Escondido en un stripcenter, encontramos una sanguchería difícil de obviar.

La última oleada de la invasión de comida peruana fueron sus sánguches. A Santiago llegaron varios restoranes que se convirtieron en referentes de la sanguchería peruana, llena de salsas, texturas y sabores. Y como suele cuando aumenta la oferta, la calidad decae. Ahora es fácil encontrar sangucherías peruanas, pero es difícil que destaquen por su sabor.

Acá es donde entra La Cajacha. Un detalle inicial que desanima es su ubicación, en el segundo piso de un desangelado stripcenter. A ello hay que sumar el hecho de que la única opción para sentarse son unos incómodos taburetes. Pero lo que acá se sirve es tan bueno que es inevitable hacer algunas concesiones.

La Cajacha

San Francisco 521, local 9

Los sánguches ofrecidos son los que ya se denominan clásicos de la oferta peruana: cerdo, hamburguesas y uno de lomo saltado. Se pidió uno de chicharrón de cerdo ($4.800) y uno de “asado” ($4.800) -suave mechada con queso-,ambos acompañados de papas fritas. El de chicharrón tenía todo lo que debía tener: sabroso cerdo, cebolla morada ácida y suave, y camote dulce para contrastar. De manual. Pero el de mechada era para aplaudirlo de pie. Además de cortarse con la mirada, la carne tenía una sazón de esas difíciles de explicar. Suavemente atomatada, húmeda pero no lo suficiente para deshacer el pan ciabatta que lo arropaba, y con un queso que acompañaba sin quitar protagonismo. Una mechada diferente a la nacional, y que se rebalsaba de sabor.

La carta de La Cajacha se completa con cebiches, empanadas y platos como arroz chaufa y lomo saltado, pero no hubo oportunidad de probarlos. En bebidas, la Inka Cola es el maridaje indicado para los sánguches, además de cervezas peruanas.

La Cajacha puede que tenga obstáculos, pero su sabor avasallador se sobrepone a todos ellos. Ah, también tienen delivery, si se encuentra lejos de Santa Isabel con San Francisco.