Santiago tendrá ruta del café con piernas

Natalia Heusser

Viernes 15 de julio de 2016

A estas alturas los cafés  con piernas son un emblema nacional. Nacidos en Chile en la década de los setenta, se destacan por las atractivas mujeres que atienden a los usuarios vistiendo minifaldas.

Debido al interés que representan para los extranjeros que visitan la capital, nació la idea de realizar la Ruta del Café con Piernas Seguro, iniciativa del concejal de Santiago Alejandro Vega, quien pretende que las personas recorran estos sitios resguardados por operadores turísticos del municipio.

“Estos lugares son parte de la idiosincrasia de los chilenos, es algo normal para nosotros. Es un espacio recreativo, de relajo, que ha resultado en nuestro país y no le veo nada de malo. Pero hay que hacer una diferencia entre aquellos que cumplen con todas las reglas de aquellos que faltan a las normativas. Por eso nosotros queremos incentivar la visita de clientes y turistas a aquellos cafés que sí cumplen con los estándares legales y de seguridad vigentes”, explicó Vega a La Hora.

Para exponer el proyecto, se hizo un catastro de 28 cafés con piernas del centro que no presentaran ninguna irregularidad con el municipio, ni denuncias.

Se verificó que entregaran boleta, no tuvieran instalados vidrios polarizados y contaran con resolución sanitaria al día. “Esperamos que a través de este tipo de incentivos más cafés se sumen regularizando sus negocios para que en el 2017 ya tengamos el plan en marcha”, indicó Vega.

“Queremos incentivar la visita de clientes y turistas a aquellos cafés que sí cumplen con los estándares legales y de seguridad vigentes”.

La autoridad busca que los visitantes sólo recurran a negocios de confianza y no suceda lo que pasó con el profesor universitario Alfonso Brito (51), quien en octubre del 2014 murió por una descarga eléctrica dentro de un café ubicado en la esquina de Agustinas con Estado.

Junto a esto aclaró que conversó sobre el tema con la Subsecretaría de Turismo y con la Municipalidad de Santiago, entidades estudiarán la mejor medida para la comuna, lo que se suma al trabajo de fiscalización que está realizando el municipio que hasta la fecha lleva alrededor de 47 cafés clausurados por malas prácticas.

Desde la Subsecretaría de Turismo señalaron que le plantearon a Vega ampliar el tema para hacer una ruta del café en general, donde dentro de esto se haga una diferenciación entre cafés con piernas y cafeterías clásicas.

“Ahora hay que hacer una evaluación para saber de qué manera se puede aterrizar más la iniciativa”.

“Efectivamente los cafés con piernas llaman la atención de los turistas y entendemos que Chile fue el único exponente de este rubro por mucho tiempo, ya que estos locales se replicaron en otras partes del mundo sin tanto interés como acá. Le ofrecimos ayuda al concejal y tuvimos una primera conversación. Ahora hay que hacer una evaluación para saber de qué manera se puede aterrizar más la iniciativa y así podremos identificar el apoyo que podríamos darle, para que tenga más lógica”, afirmaron.

Desde el municipio, en tanto, aclararon que en la sesión del concejo del miércoles Vega propuso el tema en la sección Hora de Incidentes, pero que todavía no hay nada concreto ni avanzado.

¿Y los locales?

Más de doce años lleva el café Bombay instalado en el centro de Santiago. Cuenta con tres locales, en calle Huérfanos, Teatinos y Moneda, donde atienden esculturales mujeres.

Si bien aparecen en el mapa de recorrido que propone el concejal Vega, Miguel Vargas, administrador del Bombay, deja claro que ellos no son del estilo de los cafés con piernas, ya que el lugar lo “atienden niñas vestidas”.

De igual manera está de acuerdo con la propuesta. “Me parece bien que se haga esto, no tenemos problemas. Si sirve para que nos visiten más, no nos hacemos problemas. Hay que aprovechar que somos pioneros en este tipo de locales. A nuestro café llegan muchos turistas de Brasil y Argentina, pero además tenemos a nuestros clientes frecuentes, los que siempre nos prefieren”, dijo.

Por su parte, del café Haití, otro de los locales mencionados en la ruta, respondieron que tampoco son un café con piernas y que no les gustaría que “nuestro concepto de tradición y calidad durante sesenta años se confundiese con ese término”.