¿Por qué aún se construyen edificios sin piso 13?

Natalia Heusser

Lunes 01 de agosto de 2016

Ya sea por superstición o por estrategia de marketing, hay varias construcciones de Santiago que suprimieron ese número.

Hace 15 años se construyó un edificio residencial en calle Santo Domingo 736. El piso 13 fue el último en venderse, por lo que la constructora decidió levantar las otras dos torres contiguas sin esa planta. Así lo explica Erwin, quien es conserje del lugar.

Algo similar ocurre en Mac Iver 440, donde un edificio de oficinas carece de ese piso, pero por otras razones. “Mis colegas antiguos dijeron que ese número le traía mala suerte a uno de los hermanos del dueño y encargaron la obra sin piso 13”, dice Gabriel, de la recepción.

“Para algunos el 13 es negativo y para otros significa suerte. Acá en Chile no le veo ningún beneficio prescindir del piso 13”.

Daniel Kiverstein, ingeniero civil.

Ya sea por fobia a este número por superstición (triscaidecafobia) o por estrategia comercial, hay varios edificios de Santiago que en los tableros del ascensor eliminaron el botón 13. Y no sólo pasa en Chile, el fenómeno ocurre en EE.UU. y México, entre otros países.

En sus treinta años de trayectoria, el arquitecto Luis Corvalán ha participado de proyectos en los que se ha quitado la planta 13. Contó a La Hora que cuando se discute la denominación de los pisos con los desarrolladores, siempre hay alguien que repara en ese número.

“No pasa nada con el piso 13, es igual que el 12 y el 14. Hay gente supersticiosa que le cree más a eso que a la ciencia. Hay inversionistas que piensan que el 13 es un número malo y que con él les costará vender departamentos, pero hay estrategias, como dejarlos más baratos”, explica Corvalán.

“El problema que se presenta es la programación de los tableros del ascensor, ya que son tarjetas, como mini computadores, y cuesta hacer el cambio. La dificultad va por ahí, no porque en el piso 13 ocurra algo raro. A mí esto me da lo mismo porque ni siquiera creo en el horóscopo”, dijo.

Hace unos años el director de una empresa le pidió a Daniel Kiverstein, ingeniero civil y gerente de proyectos inmobiliarios, que trabajara en los planos de un edificio sin piso 13 que se iba a construir en Manquehue. La idea, aparte de nacer de la superstición de un integrante de la inmobiliaria involucrada, también se planteó como una estrategia de marketing.

“Este tema no es normal en Chile. No estamos acostumbrados a que se elimine el piso 13 y provoca confusiones. Me llamó la atención cuando me lo explicaron, pero no me preocupó. A raíz de esto tuvimos varios inconvenientes. Nos vimos obligados a rehacer toda la botonera de los tableros de los ascensores. Además, los proyectistas enumeraban mal los planos y tuve que corregirlo varias veces. Para algunos el 13 es negativo y para otros significa suerte. Acá en Chile no le veo ningún beneficio a prescindir del piso 13”, señaló.

René Lagos, de la empresa René Lagos Ingenieros, estuvo involucrado en la creación del edificio de Mac Iver 440. Afirmó que hay personas que estiman que los pisos 13 son más difíciles de vender. “Son decisiones estratégicas, como cuando eligen el nombre del edifico. Es el comité creativo el que toma esas determinaciones, pero en los planos aparece el piso 13, después los enumeran como quieren”, dijo.

Eugenio Cienfuegos, vicepresidente del Comité Gestión Inmobiliaria del Colegio de Arquitectos de Chile, no teme pasar por debajo de una escalera o que se le atraviese un gato negro. Pese a ser escéptico, participó la creación de un edificio sin piso 13 en Perú.

“El problema que se presenta es la programación de los tableros del ascensor”
Luis Corvalán, arquitecto.

“Tuve que hacerlo así. Pienso que es muy antiguo decir que el 13 es de mala suerte, o que el martes 13 ‘no te cases ni te embarques’. Es algo arraigado y en lo que creen personas de todas las profesiones, pues los supersticiosos sobreviven a todos los tiempos”, aseguró.

Algunos arquitectos e ingenieros indicaron que los inversionistas árabes son los que más se dejan llevar por las supersticiones.

Cuánto influye en las ventas

Eduardo Risso, del portal de gestión inmobiliaria Tren Inmobiliario, señaló que los casos de inversionistas supersticiosos son contados con los dedos. “El hotel Marriott y otros hoteles no tienen el piso 13. Pero de 1.500 edificios en venta sólo diez no deben tener piso 13. Según mi experiencia, esto no influye mucho a la hora de comprar. La gente tiene muchas otras prioridades antes de fijarse en el tema de la mala suerte”, aclaró.

Marcia Marchant, corredora de propiedades de Coproch, indicó que hay más superstición de los dueños de los edificios que en los posibles compradores. “No incide en las ventas”, afirmó.