Allende y Baradit: sus libros son los más robados

Yanara Barra

Viernes 29 de julio de 2016

Mientras más grande es la librería mayores son las pérdidas: pueden alcanzar los $50 millones anuales.

Dos personas ingresan a una librería santiaguina. Nadie piensa que se traman algo ya que entran como dos desconocidos. Luego de unos minutos, la primera persona toma un libro y empieza a hacerle preguntas al vendedor, mientras que el otro aprovecha la conversación para echar una gran cantidad de libros a un bolso especial que no sonará al salir de la tienda.

Esta es una de las formas más habituales en que se roban textos en librerías chilenas, en su mayoría bestseller, los cuales pueden alcanzar los 50 ejemplares anuales en librerías pequeñas, y causar pérdidas de $50 millones en tiendas más grandes, según datos de la Feria Chilena del Libro.

Empresa pequeña,problema pequeño

Para la mayoría de las librerías de una o dos sucursales, el tema del robo no es un problema mayor, debido a que las pérdidas en dinero y cantidad de libros no son tan elevadas. Incluso tiendas como Lolita, Librería Francesa y UC no llevan un catastro de ejemplares robados.

Opinión similar tiene el encargado de Qué Leo Ñuñoa, Gonzalo Maza, aunque entrega un dato llamativo: si bien en su local no se roban libros constantemente, cuando lo hacen, se llevan varios ejemplares a la vez, lo que significa una pérdida inmediata de alrededor de $100 mil.

En la librería Catalonia, en tanto, explican que medidas de seguridad como cámaras y espejos no son del todo eficientes. Entre los libros más robados (20 a 50 ejemplares anuales) se encuentran bestsellers como Historia secreta de Chile, de Jorge Baradit, y las obras de Isabel Allende. Estos dos últimos autores tienen fama de ser los más robados en las librerías, según el recuento entregado por las tiendas.

Desde Catalonia también agregan que hay ciertas editoriales que se roban más que otras, como Cátedra, Alianza y Anagrama.

Altos costos y “POR ENCARGO”

Otra realidad es la que viven las grandes cadenas, que poseen pérdidas de aproximadamente $50 millones anuales. Héctor Velis-Meza, asesor de comunicaciones de la Feria Chilena del Libro, comenta que además de los bestseller, los libros académicos de medicina o biología son unos de los más robados en su tienda, debido a que sus costos en el mercado están sobre los $30 mil y se venden rápidamente en internet o en la calle San Diego, ubicada en Santiago Centro.

“La mayor razón de los robos es la reventa. No veo un uso personal de los mismos”.
Héctor Velis-Meza, Feria Chilena del Libro.

El escritor asegura que este último tipo de robo corresponde a ladrones que van “por encargo”, ya que se llevan una gran cantidad de ejemplares en un día y generalmente actúan en grupo (dos a tres personas).

“La razón que yo le veo a eso es para venderlos, no para uso personal”, agrega.

Víctor Fernández, jefe de local de Librería UC, identificó otro modus operandi: uno de los antisociales mueve los libros de su lugar original para que otro se lleve los ejemplares indicados.

El ladrón más común de todas las librerías es conocido como el “ocasional”: toma sólo un libro y si es atrapado, pide perdón y lo paga.