¿Chile campeón mundial en Rusia 2018?

Julio Salviat

Lunes 04 de julio de 2016

Algunos europeos hablan de los jugadores de la Roja como “los molestosos mosquitos”. Otros los denominan “la manada de lobos”. Los primeros pican y arrancan; los segundos rodean y agreden.

Como sea, el seleccionado nacional de fútbol se ganó en los últimos cuatro años el reconocimiento del Viejo Continente, la admiración de africanos, oceánicos y asiáticos, el aplauso de los norteamericanos y la envidia de los sudamericanos.

Los argentinos, por ejemplo, no son muy generosos a la hora de catalogar a los rivales. Y han sido tradicionalmente muy despectivos con los “chilenitos”. El diminutivo se justificó muchas veces, aunque nos doliera. Pero ahora no se atreven a utilizarlo, porque los minimiza aún más a ellos. El fenómeno que comenzó con Marcelo Bielsa ha tenido un tránsito rápido: del desprecio, pasaron a la curiosidad; de ahí, al reconocimiento; de ahí, al respeto. Lo ven como una potencia todavía en desarrollo, sin límites fijos y con porvenir ancho y propio.

Esto último se notó en un reciente programa de ESPN, con panelistas argentinos y colombianos. Después de llorar la renuncia de Messi, el conductor preguntó: ¿les parece a ustedes que Chile pueda ser campeón mundial en Rusia 2018?

Esa interrogante no se ha formulado aún en ningún programa deportivo chileno. Es más allá de nuestras fronteras donde se reconoce más nítidamente el nivel alcanzado y la proyección que tiene este equipo.

Un colombiano intentó poner paños fríos en ese panel: “Hay que esperar, primero, a que clasifique”. Y lo miraron como si fuera un marciano. “¿Te cabe alguna duda?”, replicó otro. Y fue más allá: “Estoy seguro de que va a ganar la Clasificatoria”.

Ya está: podemos sentirnos orgullosos de cómo nos miran los vecinos. Pero esta casa hay que mantenerla y seguir arreglándola. Van a envejecer Bravo, Medel, Vidal, Sánchez y el resto. ¿Y qué pasará entonces? Lo más probable es que la receta venga de otro lado. Porque, acá, nadie está pensando en eso.