Matías Oviedo: "Ha sido un desafío estar musicalmente a la altura de Cerati"

Ignacio Silva

Martes 14 de junio de 2016

Tras meses preparándose con clases de canto y guitarra, el actor estrena este jueves Cerati, Nada Personal, obra que revela la intimidad del músico.

Meses antes de saber que interpretaría a Gustavo Cerati sobre las tablas, hubo una situación en particular que vinculó a Matías Oviedo con el astro argentino. “En junio del año pasado estuve grabando mi disco en Buenos Aires con Tweety González, que era el tecladista de Soda Stereo. Hablamos mucho de él, me contó muchas historias y estuve con gente que lo conoció, así que había como una conexión ahí”, relata.

Más allá de ser una anécdota importante para quien se reconoce “un fanático desde siempre” del fallecido artista, esa experiencia le dio a Oviedo ciertas herramientas para asumir el rol protagónico de Cerati, Nada Personal,un montaje que recorre su vida y obra, y que se estrena mañana en el Centro de las Artes 660/ CA660, en Las Condes.

“Es una responsabilidad grande porque es un personaje muy querido. Es un honor también que me hayan elegido a mí para interpretar a un personaje que me gusta tanto y es un desafío súper grande porque ha necesitado harta preparación”, advierte el protagonista de teleseries como No abras la puerta y Esa no soy yo, haciendo alusión a las extensas jornadas de ensayos y clases que ha requerido el papel.

“He estado mirando referencias, videos, entrevistas, ensayando con la banda por un lado y con los actores por otro. También he tenido clases con un profesor de voz, con otro de guitarra, así que la preparación ha sido por todos lados”, detalla.

La obra, dirigida por Natalia Grez, relata un pasaje de la vida de Cerati marcado por la frustración de seguir con los conciertos y el ritmo de vida de sus últimos años. Eso se hará a través de las icónicas canciones del músico, que serán interpretadas en vivo por una banda con Oviedo en voz. “No estamos aquí haciendo interpretaciones mías de sus canciones. La idea es hacerlo a él como realmente era y ha sido todo un desafío estar a la altura musicalmente porque el tipo era un superdotado en ese sentido”, asume el actor.

Y en cuanto a las canciones, ¿se van a apegar a la obra original o van a ser más bien reinterpretaciones?

Es bastante apegado a lo que él hacía, a veces no a las canciones originales, sino a algunas versiones que él mismo hizo en sus conciertos. Ahí vamos variando un poco, pero siempre muy apegado a lo que él interpretó.

Tú estás relacionado a la música con tu banda, pero ¿cómo es hacer este rol más de imitador?

Es otra cosa, otro trabajo. Aquí yo tengo que ceñirme mucho a como él cantaba, como él tocaba y no traspasarlo a mi manera, como sí lo hago con mi banda, donde son mis canciones y mis interpretaciones de ellas. Acá es mucho más objetivo el trabajo; hay que apuntar a lo que él hacía.

¿Has estado viendo videos, reescuchando sus discos? ¿Te gustaba Soda Stereo o lo que hizo Cerati solo?

Siempre fui un fanático de Soda Stereo y después de él solo. Lo vi varias veces en vivo, así que por ese lado me es muy cercana la obra de Cerati. Esas experiencias obvio que me han servido para afrontar mejor este trabajo.

¿Hay nerviosismo por cómo se tome la gente el estreno, teniendo en cuenta que Cerati es un personaje muy querido?

Sí, eso me da nervio. Igual la obra no polemiza con ningún tema, no trata de meterse mucho en cosas polémicas, pero siempre da nervio la opinión que pueda tener la gente porque como es un personaje tan querido no sería bien recibido que la interpretación sea mala. En ese sentido sí, hay nervio, pero también confianza en que la preparación ha sido buena y lo vamos a lograr.