¿Por qué se van de sus partidos políticos?

Emma Antón

Lunes 13 de junio de 2016

La renuncia de José Antonio Kast no es una situación nueva, y la causa de esta tendencia sería la falta de confianza, en general, que hay en las colectividades. También el próximo fin del sistema electoral binominal.

El último día de mayo, la Unión Demócrata Independiente (UDI) sufrió una nueva pérdida entre sus filas, luego que el diputado José Antonio Kast renunciara a su militancia. De acuerdo a lo que expresó el parlamentario, su salida estuvo motivada porque los cambios no llegaron a la colectividad.

“Todos sabemos que la UDI tenía que cambiar para retomar el camino y así volver a motivar a sus militantes, adherentes, simpatizantes y, por supuesto, a un electorado que, tanto el partido como la política en general, ha maltratado a través de los años”, aseguró Kast, quien además criticó la continuidad de Hernán Larraín en la presidencia del partido y la falta de renovación de líderes en la colectividad.

Tendencia

La salida de Kast no es una situación novedosa en el espectro político. Luego que la derecha perdiera las elecciones presidenciales en 2013, el nuevo año comenzó con cambios dentro de los partidos, liderados por los diputados Karla Rubilar, Joaquín Godoy y Pedro Browne.

Los parlamentarios renunciaron a Renovación Nacional acusando que dentro del partido no eran respetadas las diferencias, lo que iniciaría una seguidilla de renuncias durante los meses siguientes.

En el último tiempo, las renuncias más mediáticas han sido las de Pepe Auth y René Saffirio, puesto que pertenecían a partidos oficialistas con gran poder dentro del espectro político (ver recuadros).

Pero también están las de Germán Verdugo, Antonio Horvath, Cristián Labbé y Rodolfo Carter, entre otras. Eso sin considerar las renuncias “forzadas” de Jaime Orpis, Pablo Longueira e Iván Moreira, quienes han sido vinculados a casos de corrupción y financiamiento irregular de campañas.

De acuerdo al sociólogo y analista político Max Colodro, la situación se puede explicar porque “la verdad no hay ningún aporte por el hecho de seguir en los partidos. Es muy probable que algo de eso esté ocurriendo hoy día ante el nivel de desconfianza de la ciudadanía en los partidos”.

Lo que estaríamos observando, según Colodro, son las señales de una crisis del sistema de partidos políticos por una pérdida de legitimidad y confianza. “El sistema de partidos se constituyó a partir del año 1988 y en el retorno a la democracia, y es un sistema que ya no está condiciones de dar cuenta de los cambios sociales y culturales que ha vivido Chile en los últimos años. Lo que vamos a observar a partir de ahora, y por un buen tiempo, es un reordenamiento de fuerzas de sectores”.

Similar opinión tiene el cientista político Patricio Navia: “La evaluación que la gente hace de los partidos es bastante negativa. Entonces, asociarse a un partido, no es algo que sume puntos, entonces mucha gente está prefiriendo no verse asociadas con los partidos porque tienen una evaluación tan negativa y, como la política se tiende a personalizar, la gente prefiere no pagar los costos de ser miembro de un partido”.

Otra de las causas que explicaría la tendencia es el fin del binominal, ya que ahora los candidatos independientes tienen mayores posibilidades de medirse ante las apuestas de la Nueva Mayoría y Chile Vamos en condiciones menos desiguales.

De acuerdo al diputado Pepe Auth, quien también es experto electoral, “el fin del binominal terminará con la casi exclusividad de los dos grandes bloques en la representación parlamentaria. Bajan las barreras de acceso para las otras fuerzas políticas para que se exprese toda la diversidad nacional. Eso favorecerá también a los independientes, pero ahora competirán solos contra listas de mayor número de candidatos, que suman sus votos, y solos deberán buscar su adhesión en territorios más grandes, por lo que seguirá siendo difícil para candidaturas independientes”.

Otros casos

  • Qunce años estuvo militando en la UDI el actual alcalde de La Florida, Rodolfo Carter, hasta que en noviembre del año pasado oficializó ante el Servel la renuncia a su partido. El edil argumentó diferencias valóricas, criticando cómo fue el manejo de la UDI frente a los casos de corrupción y los liderazgos que se daban dentro del colectivo.
  • Uno de los partidos más grandes tampoco se ha librado de la fuga de militantes. El 25 de mayo concretó su renuncia el diputado René Saffirio de la Democracia Cristiana, quien afirmó que los partidos “se han arrodillado frente al dinero”. Lo que motivó su salida, indicó, fue la falta de apoyo para investigar irregularidades en el Sename.
  • El 2 de mayo llegó hasta el Servicio Electoral el diputado Pepe Auth, luego de anunciar un par de días antes que renunciaría la colectividad que ayudó a fundar, el Partido Por la Democracia (PPD). 28 años pasó militando antes de irse acusando que existía personalismo. Apuntó principalmente al senador Guido Girardi, a quien sindicó como “socio controlador” del partido.