La Florida lucha por el sueño del parque Panul

Natalia Heusser

Viernes 17 de junio de 2016

La pelea por este terreno ya lleva 10 años y los vecinos quieren que el lugar sea expropiado. Autoridades señalan que el terreno es muy caro. 

Quillayes, espinos y litres son algunas de las especies endémicas que  habitan el bosque Panul, el único bosque nativo que queda dentro del radio urbano de Santiago.
Desde el 2006 que existe una lucha por proteger este lugar ubicado en las faldas de la cordillera, en la comuna de La Florida, cruzada que encabeza la Red por la Defensa de la Precordillera.

Si bien el sector se encuentra protegido por la ley de Bosque Nativo y por dos Decretos Supremos que hablan sobre la protección de suelo, el bosque se ha visto amenazado en los últimos años por diversas empresas que ven potencial comercial en él.

“En enero del 2012 y después de cuatro años de tramitación ambiental logramos detener un proyecto inmobiliario. En ese entonces, paralelamente le pedimos al alcalde que modificara el plano regulador para que se contemplara la creación de un parque en este bosque”, señaló Sebastián Sepúlveda, miembro de la Red.

“Finalmente se hizo una modificación al plano, pero no nos gustó porque no se generó el parque que solicitamos, sino que sólo se prohibió el proyecto inmobiliario en una parte y quedaron zonas desprotegidas”, agregó.

“Mucha gente visita semanalmente el Panul, se nota que este lugar está en el corazón de los floridanos”.  
Sebastián Sepúlveda, Red de Defensa de la Precordillera.

Según cuenta, hace un mes y medio denunciaron que una inmobiliaria taló 1.300 metros cuadrados en la zona. “Tienen un proyecto que colinda con el Panul y rompieron la reja para talar, no sé por qué. Vinieron unos trabajadores de Conaf para revisar el lugar”, aseguró Sepúlveda.

El terreno está dividido en tres partes y cada una de ellas pertenece a privados, por esta razón ha resultado difícil que el bosque sea convertido en un parque.
“Para hacer el parque hay que expropiar. Le pedimos al Estado que hicieran esto a través del Ministerio de Bienes Nacionales o la Intendencia, pero el problema es que uno de los tres fundos es muy caro, ya que según su dueño está avaluado en $40 mil millones”, explicó Sepúlveda.

“Para nosotros era una cifra excesiva. Por eso hicimos un estudio de título para saber cuánto cuesta todo el espacio y se supone que el avalúo llega a los $3 mil millones. Queremos que el Estado haga una investigación para que vea que la cifra del privado está inflada. Nos molesta que el Estado renuncie a expropiar, que se siente a esperar que el titular quiera proteger el bosque y no tenga un rol más activo”, dijo.

2.000 personas a la semana visitan el bosque, según la Red por la Defensa de la Precordillera.

Esteban Yuretic, asesor urbano de la municipalidad de La Florida, indicó que “el municipio no cuenta con los recursos para pagar al propietario por esos terrenos, a lo mejor podemos aportar dentro de varios aportadores”.

“El año pasado la Intendencia nos dijo que no tenía presupuesto para comprarlo y que se viera el tema a futuro. Entonces se está viendo la unión entre varias instituciones para hacerle una propuesta económica al propietario para ver si se interesa en vender, porque a lo mejor tampoco está interesado en venderlo”, dijo.

La tala de árboles reabre el miedo a posibles aluviones

La vegetación del Panul, en las más de 90 hectáreas, permite filtrar las lluvias en invierno, impidiendo que el agua llegue a la ciudad y se puedan producir aludes.
Por eso la tala de árboles o los proyectos inmobiliarios en este lugar causan tanto miedo en los floridanos. Hay que recordar que en 1993 un aluvión dejó veinte fallecidos y 32 mil damnificados en el sector alto de esta comuna, algo que los vecinos no quieren que se repita.

Además, quieren que esta zona aumente las áreas verdes. “La Florida es una de las comunas con menos áreas verdes. Mucha gente visita semanalmente el Panul, se nota que este lugar está en el corazón de los floridanos”, dijo Sebastián Sepúlveda.