Jeff Goldblum vuelve a patear alienígenas

Felipe Morales

Miércoles 22 de junio de 2016

El actor es parte del elenco que regresa en la secuela del filme día de la independencia: contraataque. Will Smith pena como el gran ausente.

Aunque su nombre no provoca el delirio de otras estrellas de Hollywood, Jeff Goldblum ha participado en algunas de las cintas más taquilleras de la industria. Fue el científico que se convierte en La Mosca (1986), fue perseguido por dinosaurios en las dos primeras entregas de Jurassic Park, y en 1996 luchó cara a cara con violentos alienígenas en el Día de la independencia.

A dos décadas de este último filme, Goldblum vuelve a ponerse en la piel David Levinson, el experto en informática que alertó al mundo sobre el inminente ataque extraterrestre en la cinta original, y quien ahora teme un contraataque de proporciones apocalípticas. “Jamás pensé en participar nuevamente en una película de este tipo, y aquí estamos”, dice el actor, quien aceptó de inmediato la propuesta del Roland Emmerich, el mismo tras el primer filme.

817 millones de dólares recaudó la primera cinta en 1996.

-¿Muchos cambios entre la cinta de 1996 y la actual?
-Retomar esta historia se sintió como algo muy familiar. Ronald ha crecido (como director), la tecnología también ha crecido y el tamaño de ésta película es aún mayor. Hubo sets impresionantes, gloriosos y hermosos. Pero juntarse con actores como Judd Hirsch (papá de Goldblum en la ficción) y Bill Pullman (quién interpreta al ex presidente de EE.UU.) fue uno de los hechos más gratificantes.

-¿Cómo fue trabajar con personas que fueron fans de la primera película?
-Más y más seguido me encuentro con personas que me dicen “oiga, usted fue parte de mi temprana vida” o “la vida de mi madre…”, así que estoy acostumbrado a eso. Pero en esta película, trabajar con Liam Hemsworth (Los juegos del hambre) con quien comparto muchas escenas, fue maravilloso. No estoy seguro de lo que él sabía sobre mis películas (ríe), porque no hablamos acerca de eso.

-Más allá de los efectos especiales, ¿qué deja esta cinta?
-El hecho de que todos estamos en el mismo barco, que el planeta es frágil y que los seres humanos somos parte de una familia. No trabajar bajo esta idea es estúpido e innecesario.